43. Poesía más Poesía: Guillaume Apollinaire

GUILLAUME APOLLINAIRE

BIOGRAFÍA

Guillaume Apollinaire, poeta genial para muchos, violentamente criticado por otros. ¿Quién fue ese hombre extraordinario que canta al amor con sensualidad y lirismo, amante de la libertad y de la vida, encendido cantor de la guerra, punta de lanza de la vanguardia poética y artística, y en ocasiones defensor de los valores tradicionales? 

Wilhelm Apollinaris de Kostrowitzky nació en Roma el 26 de agosto de 1880, hijo de la unión pasajera de una aristócrata polaca y de un militar italiano (según otras versiones, su padre fue el entonces obispo de Mónaco, Monseñor Theuret). Posteriormente adquiriría la nacionalidad francesa, con el nombre de Guillaume Apollinaire.
Educado en Mónaco y en el sur de Francia, destacó muy pronto por sus conocimientos de poesía moderna y por su carácter inconformista y rebelde, lo que no le impedía obtener las mejores calificaciones en sus estudios. Lector infatigable, su infancia fue marcada por la vida nómada que llevaba con su aventurera madre, ludópata empedernida, por Italia y la Costa Azul francesa. Todos los lugares donde hubiera un casino donde perder o ganar dinero les servían como residencia ocasional.
Ya con trece años de edad compuso sus primeros poemas, concebidos bajo la influencia de la poesía de Rimbaud.
Angelica, la madre se instala con sus hijos en Stavelot, en Bélgica para ir a un casino próximo, le prohíben la entrada así que pronto se va a Paris dejando a sus hijos en una morada donde se escabulleron «a la chita callando»: al no poder pagar la cuenta del hotel, Wilhelm y su hermanastro Albert dejaron el pueblo al alba y sin ruido. De esta época es el recuerdo de los bailes festivos de estos parajes así como la imitación del dialecto valón. También se enamora de María Dubois, la hija de los dueños del hotel. Escribe poemas y cuentos
Se instala en Paris, aprende a escribir a máquina, frecuenta todos los días las bibliotecas y sirve de negro al abogado Esnart quien publica la novela Qué hacer? en el periódico Le matin.
Apollinaire colabora con un mensual satírico de Montmartre. Publica tres poemas firmados Wilhelm Kostrowiztky en la revista La grande France. Ama sin ser correspondido a Linda Molina da Silva, hermana de uno de sus amigos y le escribe poemas.
Durante un año (1901-1902) fue preceptor en Alemania, donde se enamoró de una joven inglesa, a la que después visitaría repetidas veces en Londres, y cuyo rechazo motivaría poemas como La canción del Mal Amado o Annie. Visita a solas Praga y Viena y con la familia, muchas ciudades alemanas.
Empieza a colaborar en el mensual El europeo, la Revue blanche publica cuentos firmados Guillaume Apollinaire.
En 1903, asiste el 18 de abril a un festejo de la revista La plume, allí conoce a Alfred Jarry y a André Salmon. Con André funda en noviembre su propia revista Le festin d’Ésope que publicara nueve números.
Gana su vida como empleado de banco. Conoce a los pintores Derain y Vlaminck que pintan juntos desde 1900.
En 1905, Apollinaire conoce a Picasso y Max Jacob, y empieza a frecuentar los círculos literarios y artísticos de la bohemia de Montmartre. Para hacer frente a sus dificultades económicas escribe algunas novelas eróticas, como Las once mil vergas y Memorias de un joven Don Juan, que publica bajo seudónimo. Publica también un artículo en La plume sobre Picasso.
Poco a poco empieza a colaborar en sucesivas revistas y se inicia en la crítica de arte. De sus largas y casi diarias entrevistas con Picasso, Salmón y Max Jacob, el Aduanero Rousseau surgiría todo el movimiento de la pintura moderna.
Se instala al pie de la Butte Montmartre, conoce a la pintora Marie Laurencin, con quien tendrá una relación tormentosa. Sigue publicando en revistas, sus cuentos, sus poemas y artículos sobre pintura.
En 1908, decide vivir de su escritura y firma un contrato con una editorial, La biblioteca de los curiosos. Primera publicación sobre Sade, publica una crónica de novelas en La phalange, da conferencias y empieza a ser reconocido como critico de arte porque escribe sobre Braque y el Aduanero Rousseau.
Da varias conferencias defendiendo a los nuevos poetas. Es responsable de La litterature feminine en la revista Les marges. Con el nombre de Louise Lalanne. Cuentan que el responsable de esta revista propuso a dos mujeres escritoras que hicieran criticas sobre la literatura femenina emergente pero la dos rechazaron la propuesta , por eso se lo pidió a Guillaume, el escritor de la pluma flexible, él acepto pero la leyenda cuenta que los poemas que publico con el nombre de Louise Lalanne son poemas de juventud de Marie Laurencin.( Francis Poulenc les puso música).
En 1911 es robada La Gioconda en el Museo del Louvre. Su amigo y antiguo secretario Géry Piéret, que había robado unas estatuillas en el museo, compromete indirectamente a Apollinaire, que es encarcelado como sospechoso de complicidad en los robos. Sus amigos organizan la protesta y es liberado al cabo de una semana. Esta breve estancia en prisión dio lugar a algunos poemas (En la Santé). Publica El bestiario o Cortejo de Orfeo. Se dedica, cada vez con mayor pasión, a la defensa de los nuevos pintores (Los pintores cubistas, 1913).
En junio, Marie Laurencin lo deja después de una relación de 5 años, dice que era demasiado celoso. Escribe Le pont Mirabeau.
Con varios amigos, funda Soirées de París, el órgano del arte y de la poesía de vanguardia. Publica Alcoholes, colección que contiene poemas escritos entre 1889 y 1913, y en los que suprime todos los signos de puntuación. En adelante, ya no puntuará más sus versos. De Alcoholes se ha dicho que es una de las obras capitales en la historia de la poesía moderna. Para llamar la atención sobre su nueva poética, abre Alcoholes (1898-1913) con un poema de 1912, “Zona” —uno de los que sus contemporáneos llamarían “poemas-conversación”, “poemas paseo”, “visionarios”: uno de sus varios poemas simultaneístas. 
En 1914, pide ser enrolado en el ejército. Fue rechazo por extranjero. Muchos de sus amigos, André Breton por ejemplo, escribieron que Apollinaire amaba la guerra. Prévert dijo, qué lastima que Apollinaire haya amado tanto la guerra.

El surrealismo, el arte póstumo de Apollinaire | elmundo.es


En septiembre en Niza, conoce a Louise de Coligny Chatillon, Lou.
En diciembre, es aceptado en el ejercito y empieza los papeles para conseguir la nacionalidad francesa.
Es en Nimes que pasa una semana de pasión con Lou antes de ir al frente.
El 2 de enero, Apollinaire conoce a Madeleine Pagès en el tren de Niza a Marseilla.
Durante su estancia en el frente, en las trincheras, escribirá a Lou así como cartas a Madeleine.
En marzo, pasa su tercer y último permiso con Lou, es la ruptura definitiva pero los amantes prometen seguir siendo amigos.

Apollinaire y Madeleine Pagès en diciembre de 1915.


En agosto empieza a intercambiar cartas con una joven poeta Jeanne-Yves Blanc, su madrina de guerra.
El 25de septiembre participa a la ofensiva de Champagne, donde Blaise Cendras perderá su brazo derecho.
En la guerra, Apollinaire sufrió una gran transformación. El bohemio parisino se convirtió en un hombre que cantaba al honor, al deber militar, al patriotismo. El chovinismo francés le ganó por entero.
Las fiestas de fin de año las pasa en Orán con la familia de Madeleine.
El 9 de marzo recibe la nacionalidad francesa por decreto y el 17 de marzo es herido gravemente en la cabeza. El 9 de mayo sufre una trepanación, su convalecencia será larga y dolorosa.
En octubre apareció su obra El poeta asesinado, cuya cubierta representaba a un caballero con el cráneo ensangrentado. Es un libro de cuentos, al cual acaba de añadir un último capitulo.
En 1917 retoma sus actividades literarias y periodísticas. Pierre Reverdy lo designa como jefe de fila de la nueva generación en su revista Nord-Sud.

File:Guillaume Apollinaire, c. 1916.jpg - Wikimedia Commons


El 18 de marzo, emplea públicamente el termino Sur-realista.

Apo lee "La desaparición de Honoré Subrac", de Guillaume Apollinaire


Admirado durante su vida por los jóvenes poetas que formaron más tarde el núcleo del grupo surrealista (André Breton, Louis Aragon, Phillipe Soupault), reveló muy pronto una originalidad que le liberó de toda influencia y que hizo de él uno de los precursores de la revolución literaria de la primera mitad del siglo XX. Su arte no está basado en ninguna teoría sino en un principio simple: el acto de crear debe venir de la imaginación, de la intuición pues debe acercarse, lo más posible a la vida, a la naturaleza. «Esto último es para él una fuente pura de la que puede beberse sin envenenarse» (Obras en prosa completas. 1977). Pero el artista no debe imitarla, la creación debe aparecer según su propio punto de vista. De esta manera, Apollinaire habla de un nuevo lirismo. El arte debe liberarse de la reflexión para poder ser poético. «Soy partidario empedernido de excluir la intervención de la inteligencia, es decir de la filosofía y de la lógica en las manifestaciones artísticas. El arte debe tener como fundamento la sinceridad de la emoción y la espontaneidad de la expresión: ambas están en relación directa con la vida que se esfuerzan por idealizar» dijo Apollinaire
El 24 de junio, primeras polimecas con la salida de su obra de teatro Los pechos de Tiresias. El día siguiente empieza a trabajar en un Misterio en el departamento de La censura.
El 26 de noviembre, Pierre Bertin lee su conferencia sobre El espiritud nuevo.
Su prestigio y su influencia alcanzaron el punto más alto. Colaboraba en las principales revistas de vanguardia. Soñaba con un humanismo fundado en el conocimiento del pasado y el pleno acuerdo entre la poesía y la ciencia. En esta última época publicó más poemas que nunca, Vitam impenderé amori y escribe un guión de cine.
Conoce a Amelia, llamada Jacquelines Kold, la linda pelirroja.
En abril de 1918 publica Caligramas, poemas de la paz y de la guerra que junto a Alcoholes, es su obra capital.
Un caligrama (del francés calligramme) es un poema, frase, palabra o un conjunto de palabras cuyo propósito es formar una figura acerca de lo que trata el poema, en el que la tipografía, caligrafía o el texto manuscrito se arregla o configura de tal manera que crea una especie de imagen visual (poesía visual). La imagen creada por las palabras expresa visualmente lo que la palabra o palabras dicen. En un poema, este manifiesta el tema presentado por el texto del poema. En la modernidad se dio con las vanguardias que buscaban la ruptura y la innovación a principios del siglo XX, y más concretamente con el cubismo literario y los posteriores creacionismo y ultraísmo; el poeta cubista francés Guillaume Apollinaire fue un conocido creador de caligramas. El poeta creacionista chileno Vicente Huidobro ya había incluido su primer caligrama, “Triángulo armónico”, en su libro Canciones en la noche (1913).
Con Apollinaire, los caligramas se ponen de moda en las primeras décadas del siglo XX, aunque estos llevaban existiendo cientos de años en otras culturas, como en la caligrafía árabe. 
El 2 de mayo se casa con Jacquelines. (la «bonita pelirroja» del poema) a la que debemos numerosas publicaciones póstumas.
El 28 de julio, lo nombran teniente.
El 9 de noviembre debilitado por sus heridas y víctima de la epidemia europea muere en Paris de la gripe española.Fue enterrado en el cementerio de Père-Lachaise de Paris mientras que en las calles celebraban el fin de la guerra.
Deja una Opera-bouffe, Casanova, una obra de teatro Color del tiempo, un libro de crónicas, una novela inacabada, La mujer sentada y el manuscrito Diablos enamorados.

Guillaume Apollinaire y André Rouveyre en 1914

Guillaume Apollinaire (1880-1918), experto en burlar límites de tiempo y espacio, supo alojar en treinta y ocho años de vida a todo un “cortejo” de yos y darles la edad de una leyenda. La del amigo inolvidable, tan rico en personalidades que Henri Hertz le decía: “Te prefiero plural a singular”. La del viajero “ebrio de haber(se) bebido el universo”, que canta “la alegría de vagar y el placer de morir errante”, y vaga lo mis- mo por países, en que es también turista del tiempo, ávido de leyendas, que por libros: “Leyó lo que nadie sabía”, dice Paul Dermée, pero “ignoró con soberbia glorias indiscutibles”. La del soldado que escribe poemas de amor a la luz de la artillería y a veces can- ta las miserias del combate, o sus alegrías —pero con exaltación dionisíaca, no guerrera—, o hace de mise- rias esplendor: “Una bella Minerva nació de mi cabe- za/Una estrella de sangre es mi eterna corona”, dice el Malherido. Y la del Mal Amado por tantas muje- res, siempre entre el júbilo sensual y los martirios del otro amor, le Ravageur, que arrasa “a la vida como a la tierra” los ejércitos. Como poeta es igualmente múltiple. Tiene versos con metro y rima; regulares pero blancos; regulares junto a libres, sin rimas ni asonancias; con rimas para un oído muy fino, nada ortodoxas; toda clase de estrofas; imágenes plásticas, humorísticas, analógicas, surrealistas, guerreras; uniones de alejadas realidades, exotismos del tiempo y del espacio, palabras raras que detienen a media frase y “grandes palabras” comunes pero que recupe- ran todo su peso; reemplaza la puntuación por las articulaciones naturales del habla; y es lírico y pro- saico, realista y fantástico, elegiaco y procaz, burlón y patético, grotesco, sentimental, erótico, épico, nostálgico.
Su obra es al mismo tiempo ruptura con la tradi- ción romántico-simbolista y restauración. A rasgos heredados de Nerval y del simbolismo, acentos de Villon, Rabelais, Ronsard, la canción popular, une personajes, lugares, leyendas, símbolos, alusiones mitológicas de un pasado cosmopolita, huellas de la corriente hermética que tácitamente se filtra en la poesía occidental desde el Renacimiento, confiriendo a todo lo pretérito una actualidad imprevista, insolen- te. El poeta que afirme: “Junto al ayer brillante, ma- ñana es incoloro”, coexiste con el que se dice “cansado de este mundo tan antiguo”. Ante la nove- dad de su espíritu, Bretón (que tomó de él el término “surrealista”) no vacila en llamarlo ultramoderno. También es el más original de los que renovaron la poesía de su lengua a principios de siglo, y une a ese don la conciencia de la distancia necesaria para pre- servar, frente a modas o compromisos literarios, la voz individual. Campeón de las vanguardias, no se adhiere sino a lo que es en ellas subversión lógica y moral, aventura vital. En una nota enviada al Mercure de Trance para anunciar Caligramas, confirma su independencia: “El señor Guillaume Apollinaire no toma actitudes, se lanza resueltamente a los descu- brimientos”. Sabe que la novedad deja pronto de ser sorpresa, y que “la sorpresa es el más poderoso de los recursos modernos”. Se inspiró en las técnicas de cubismo y futurismo para crear un simultaneísmo poético tan delirante como la “escritura automática”, pero más novedoso: de una inspiración vigilada que rompe, como no pudo hacerlo la aleatoria inspiración surrealista, con lo sucesivo y lineal del poema.

Libros de poesía

El Bestiario (Le Bestiaire ou cortège d’Orphée) (1911)
Alcoholes (Alcools) (1913)
Vitam independere amori (1917)
Caligramas (Calligrammes, poèmes de la paix et de la guerre)(1918)
Sombra de mi amor (Ombre de mon amour), poemas dirigidos a Louise de Coligny-Châtillon (1947)
El acechador melancólico (Le Guetteur mélancolique) (1952)
Poemas a Lou (Poèmes à Lou) (1955)
Il y a… (Póstumo)
Saldos (Soldes), poemas inéditos (1985)
Yo también soy pintor (Et moi aussi je suis peintre), álbum de ideogramas poéticos coloreados, que quedaron como simples esbozos. Los ideogramas fueron incluidos en la antología Caligramas. (2006)
Novelas y relatos
Mirely o el agujerito barato (Mirely ou le Petit Trou pas cher), novela erótica escrita con seudónimo para un librero de la calle Saint-Roch de Paris (1900)
Qué hacer (“Que faire ?”), novela-folletín de “Matin”, firmada por Esnard, al que Apollinaire sirvió de negro.
Las once mil vergas (Les Onze Mille Verges ou les amours d’un hospodar) (1907) publicada sin firmar.
El encantador en putrefacción (L’Enchanteur pourrissant), ilustrado con grabados de André Derain, (1909)
El Heresiarca y Cia (L’Hérésiarque et Cie), cuentos (1910)
Memorias de un joven Don Juan (Les Exploits d’un jeune Don Juan), novela erótica publicada de forma anónima (1911)
El fin de Babilonia (La Fin de Babylone) (1914)
La Roma de los Borgia (La Rome des Borgia), escrito a medias con Dalize, (1914)
Los tres Don Juan (Les Trois Don Juan) (1915)
El poeta asesinado (Le Poète assassiné), cuentos (1916)
La mujer sentada (La Femme assise), inacabado, póstumo (1920)
Los alfileres (Les Épingles), cuentos (1928)
Teatro y cine
Las tetas de Tiresias (Les Mamelles de Tiresias), drama surrealista en dos actos y un prologo (1917)
La Bréhatine, guión cinematográfico escrito con André Billy (1917)
Es un pájaro que viene de Francia (C´est un oiseau qui vient de France), guión cinematográfico
Color del tiempo (Couleur du temps) (1918)
Casanova (1952)
Obras críticas
La Phalange nouvelle, conferencia (1909)
La obra del Marqués de Sade (L’Œuvre du Marquis de Sade), introducción a la edición de Maîtres de l’Amour (1909)
Les Poèmes de l’année, conferencia (1909)
Les Poètes d’aujourd’hui, conferencia (1909)
El teatro italiano (Le Théâtre italien) (1910)
Pages d’histoire, chronique des grands siècles de France (1912)
La pintura moderna (La Peinture moderne) (1913)
Los Pintores cubistas. Meditaciones estéticas. (Les Peintres cubistas. Méditations esthétiques) (1913)
La antitradición futurista (L’Antitradition futuriste, manifeste synthèse) (1913)
El paseante de ambas orillas (Le Flâneur des deux rives) (1918)
Les Diables amoureux (1964)
Correspondencia
Cartas a su madrina (Lettres à sa marraine) 1915–1918 (1948)
Suave como el recuerdo, cartas a Madeleine Pagès (Tendre comme le souvenir, lettres à Madeleine Pagès) (1952)
Cartas a Lou (Lettres à Lou) (1969)
Lettres à Madeleine, edición revisada y aumentada por Laurence Campa (2005)
Diario
Diario íntimo (Journal intime) (1898-1918), edición de Michel Décaudin, facsímil de un cuaderno inédito de Apollinaire, (1991)

POEMAS

EL PUENTE DE MIRABEAU

Bajo el puente Mirabeau fluye el Sena
Y nuestros amores
¡Ay! cómo me acuerdo
La alegría venía siempre después de la pena
Venga la noche suene la hora
Los días se van me quedo
Sigamos frente a frente las manos en las manos
Mientras bajo
El puente de nuestros brazos pasa
De las eternas miradas el agua tan cansada
Venga la noche suene la hora
Los días se van me quedo
El amor se va como esta agua que corre
El amor se va
Qué lenta es la vida
Y qué violenta la Esperanza
Venga la noche suene la hora
Los días se van me quedo
Pasan los días y pasan las semanas
Ni el tiempo pasado
Ni los amores vuelven
Bajo el puente Mirabeau corre el Sena
Venga la noche suene la hora
Los días se van me quedo

De “Alcoholes”
Traducción: Claire Deloupy

OH PUERTAS DE TU CUERPO

Oh puertas de tu cuerpo
Son nueve y las he abierto todas
Oh puertas de tu cuerpo
Son nueve y para mí se han vuelto a cerrar todas
En la primera puerta
La Clara Razón ha muerto
Era ¿te acuerdas? el primer día en Niza
Tu ojo izquierdo así como una culebra se desliza
Hasta mi corazón
Y que se vuelva a abrir de nuevo la puerta de tu mirada 
izquierda
En la segunda puerta
Ha muerto toda mi fuerza
Era ¿te acuerdas? en un albergue en Cagnes
Tu ojo derecho palpitaba como mi corazón
Tus párpados latían como en la brisa laten las flores
Y que se vuelva a abrir de nuevo la puerta de tu mirada 
derecha
En la tercera puerta
Escucha latir la aorta
Y todas mis arterias hinchadas por tu solo amor
Y que se vuelva a abrir de nuevo la puerta de tu oído
izquierdo
En la cuarta puerta
Me escoltan todas las primaveras
Y aguzando el oído se escucha del bonito bosque
Subir esta canción de amor y de los nidos
Tan triste para los soldados que están en la guerra
Y que se vuelva a abrir de nuevo la puerta de tu oído derecho
En la quinta puerta
Es mi vida que te traigo
Era ¿te acuerdas? en el tren que volvía de Grasse
Y en la sombra muy cerca muy bajito
Tu boca me decía
Palabras de condena tan perversas y tan tiernas
Que pregunto a mi alma herida
Cómo pude oírlas sin morir
Oh palabras tan dulces tan fuertes que cuando lo pienso me 
parece tocarlas
Y que se abra de nuevo la puerta de tu boca
En la sexta puerta
Tu gestación de putrefacción 
oh Guerra está abortando
He aquí todas las primaveras con sus flores
He aquí las catedrales con su incienso
He aquí tus axilas con su divino olor
Y tus cartas perfumadas que huelo
Durante horas
Y que se vuelva a abrir de nuevo la puerta del lado izquierdo 
de tu nariz
En la séptima puerta
Oh perfumes del pasado que la corriente de aire se lleva
Los efluvios salinos daban a tus labios el sabor del mar
Olor marino olor de amor bajo nuestras ventanas se moría
el mar
Y el olor de los naranjos te envolvía de amor
Mientras en mis brazos te acurrucabas
Quieta y callada
Y que se vuelva a abrir de nuevo la puerta del lado derecho 
de tu nariz
En la octava puerta
Dos ángeles mofletudos cuidan de las rosas temblorosas que 
soportan
El cielo exquisito de tu cintura elástica
Y heme aquí armado con un látigo hecho con rayos de luna
Los amores coronados con jacinto llegan en tropel.
Y que se vuelva a abrir de nuevo la puerta de tu grupa
Con la novena puerta
Es preciso que salga el amor mismo
Vida de mi vida
Me junto contigo para la eternidad
Y por el amor perfecto y sin ira
Llegaremos a la pasión pura y perversa
Según lo que queramos
A saber todo a ver todo a oír todo
Yo me renuncié en el secreto profundo de tu amor
Oh puerta umbrosa oh puerta de coral vivo
Entre dos columnas de perfección
Y que se vuelva a abrir de nuevo la puerta que tus manos 
saben abrir tan bien
Traducción: Claire Deloupy

LAS NUEVE PUERTAS DE TU CUERPO

Este poema es solo para ti Madeleine
Es uno de los primeros poemas de nuestro deseo
Es nuestro primer poema secreto oh tú a quien amo
Es suave el día y la guerra tan suave
¡Si fuese preciso morir!
¿Tú lo ignoras virgen mía? En tu cuerpo hay nueve puertas
Yo conozco siete y dos quedan cerradas para mí
He asaltado cuatro, he entrado, no esperes ya que salga
Porque he entrado en ti por tus estrellados ojos
Y por tus orejas con las Palabras que gobierno y que son mi 
escolta
Ojo derecho de mi amor primera puerta de mi amor
Había bajado la cortina de su párpado
Tus pestañas colocadas delante como los soldados negros
pintados en un vaso griego 
Párpado, pesada cortina de terciopelo
Que ocultaba tu mirada clara
Y pesada
Semejante a nuestro amor
Ojo izquierdo de mi amor segunda puerta de mi amor
Semejante a su amiga y casta y pesada de amor como él
Oh puerta que lleva a tu corazón mi imagen y mi sonrisa que
brilla
Como una estrella semejante a tus ojos que adoro
Doble puerta de tu mirada te adoro
Oreja derecha de mi amor tercera puerta
Tomándote llegué a abrir enteramente las dos primeras 
puertas
Oreja puerta de mi voz que te ha persuadido
Te amo a ti que das un sentido a la Imagen gracias a la Idea
Y a ti también oreja izquierda que de las puertas de mi amor 
eres la cuarta
Oh vosotras orejas de mi amor yo os bendigo
Puertas que os abristeis a mi voz
Como las rosas se abren a las caricias de la primavera
Por vosotras mi voz y mi orden
Penetran en todo el cuerpo de Madeleine
En él entro enteramente hombre y también enteramente 
poema
Poema de su deseo que hace que yo también me ame
Ventana izquierda de tu nariz quinta puerta de mi amor y de 
nuestros deseos
Por ella entraré en el cuerpo de mi amor
Entraré sutil con mi olor de hombre
El olor de mi deseo
El acre perfume viril que embriagará a Madeleine
 Ventana derecha sexta puerta de mi amor y de nuestra pasión
Tú que sentirás como tu vecina el olor de mi placer
Y nuestro olor mezclado más intenso y más exquisito que una 
primavera en flor
Doble puerta de las narices de mi amor te adoro a ti que
prometes tantos placeres sutiles
Tomados del arte de los vapores y las fragancias
Boca de Madeleine séptima puerta de mi amor
Te he visto oh puerta roja abismo de mi deseo
Y los soldados que ahí se encuentran muertos de amor me han 
gritado que se rinden
Oh puerta roja y tierna
Oh Madeleine hay aún dos puertas
Que no conozco
Dos puertas de tu cuerpo
Misteriosas
Octava puerta de la gran belleza de mi amor
¡Oh ignorancia mía semejante a soldados ciegos entre los 
caballos de Frisia bajo la luna líquida de Flandes en agonía!
O más bien como un explorador que muere de hambre de sed 
y de amor en una selva virgen
Más sombría que el Erebo
Más sagrada que la de Dodona
Y que deja adivinar una fuente más fresca que la de Castalia
Pero mi amor encontraría allí un templo
Y tras haber ensangrentado el atrio donde vela el encantador monstruo de la inocencia
Descubriré y haré brotar allí el más ardiente géiser del mundo
Oh mi amor mi Madeleine
Ya soy el dueño de la octava puerta
Y tú novena puerta aún más misteriosa
Que te abres entre dos montañas de perlas
Tú más misteriosa aún que las demás
Puerta de los sortilegios de los que no se osa hablar
Tú también me perteneces
Suprema puerta
A mí que llevo
La llave suprema
De las nueve puertas
Oh puertas abríos a mi voz
Yo soy el dueño de la llave.

 Traducción: Claire Deloupy

EL UNDÉCIMO POEMA SECRETO

Sobre toda ti sobre tu cuerpo tu inteligencia tu razón
Ya he hecho hermosos poemas
Y más quiero hacer habitante yo de los bosques en este
     tiempo de guerra
Quiero hacer uno sobre esta bonita chabola
          Tan bien arreglada al fondo de la selva virgen
Esta pequeña chavola que tú me has preparado en la selva
     virgen
Oh palacio más bello que el de Rosamunda el Louvre
     y el Escorial
Aquí entraré para hacer mi más bella obra
Seré Dios mismo y haré si Dios quiere un hombre muchos
     hombres incluso una mujer muchas mujeres como 
     Dios mismo hizo
Oh pequeño palacio escondido de Madeleine
Amor mío eres hermosa pero también eres una artista 
     sublime que edificas para mí el más bello palacio
     del mundo
Madeleine mi adorado arquitecto
Tenderé un puente entre tú y yo un puente de carne duro
     como el hierro un puente colgante maravilloso
Tu Arquitecto yo Pontífice y creador de Humanidad
Te adoro Arquitecto pero tú adora también al constructor
     del puente
Sobre el cual como en el de Avignon todo el mundo 
     danzará en corro
Nosotros Madeleine nuestros hijos y nuestros nietos
          Hasta el fin de los siglos

De “Poemas a Madeleine”

LA TRINCHERA

Yo soy la blanca trinchera con el cuerpo hueco y blanco
Y habito toda la devastada tierra
Ven conmigo muchacho ven a mi sexo que es todo mi
   cuerpo
Ven conmigo penétrame para que sea dichosa de sangrienta
   voluptuosidad
Yo curaré tus penas tus inquietudes tus deseos tu melancolía
con la canción fina y neta de las balas y la orquesta de la
   artillería
Mira qué blanca soy más blanca que los cuerpos más blancos
Acuéstate en mi seno como sobre un vientre querido
Quiero darte un amor único sin sueño sin palabras
He amado a tantos muchachos
Los amo como los ama Morgana
En su castillo del que no se regresa
En la cima del monte Gibel
Que es el Etna del cual se alejan con prisa nuestros soldados
   destinados en Serbia
Los he amado y están muertos y no amo sino a los vivos
Vamos ven a mi sexo más largo que la más larga serpiente
   largo como todos los cuerpos de los muertos
   puestos uno delante de otro
Ven escucha las metálicas canciones que canto pues soy
   una boca blanca
Ven los que me aman están allí armados con fusiles cañones
   bombas granadas y juegan silenciosamente

De “Poemas a Madeleine”

SIEMPRE

          Siempre
Iremos más lejos sin avanzar jamás

Y de planeta en planeta
De nebulosa en nebulosa
El don Juan de mil tres cometas
Sin moverse siquiera de la tierra
Busca las nuevas fuerzas
Y toma en serio a los fantasmas

Y se olvidan tantos universos
Cualesquiera que sean los grandes olvidadizos
Quién sabrá hacernos olvidar tal o cual parte del mundo
Dónde está el Cristóbal Colón a quien se le deberá el olvido
   de un continente

                            Perder
Pero perder verdaderamente

 Para dejar sitio al hallazgo
                                        Perder
La vida para hallar la Victoria

De “Caligramas”

EL CANTO DE AMOR

He aquí de qué está hecho el canto sinfónico del amor
Existe el canto del amor de antaño
El ruido de los besos apasionados de los amantes ilustres
Los gritos de amor de las mortales violadas por los dioses
Las virilidades de los héroes fabulosos erigidas como obuses
     contra aviones
El aullido precioso de Jasón
El canto mortal del cisne
El himno victorioso que los primeros rayos del sol hicieron
     cantar a Memnon el inmóvil
Existe el grito de las sabinas en el momento del rapto
Existen también los gritos de amor de los felinos en las junglas
El rumor sordo de las savias ascendiendo por las plantas
     tropicales
El trueno de las artillerías que cumplen el terrible amor de
     los pueblos
Las olas del mar en donde nace la vida y la belleza
Existe el canto de todo el amor del mundo

De “Caligramas”

SOMBRA 

De nuevo estáis aquí a mi lado
Recuerdos de mis compañeros muertos en la guerra
La oliva del tiempo
Recuerdos que no sois más que uno solo
Como cien pieles que no forman más que un manto
Como esos miles de heridas que no son más que un artículo de periódico
Apariencia impalpable y sombría que has apresado
La forma cambiante de mi sombra
Un indio al acecho durante la eternidad
Sombra te arrastras junto a mí
Pero ya no me oyes
No conocerás más los hermosos poemas que canto
mientras yo te oigo aún te veo
Destino
Sombra múltiple que el sol te guarde
A ti que me amas lo suficiente para no abandonarme nunca
Y que danzas al sol sin levantar polvo
Sombra tinta del sol
Escritura de mi vida
Arcón de penas
Un dios que se humilla 

De “Caligramas”

JEFE DE SECCIÓN 

Mi boca tendrá ardores de averno
Mi boca será para ti un infierno de dulzura y seducción
Los ángeles de mi boca reinarán en tu corazón
Los soldados de mi boca te tomarán al asalto
Los sacerdotes de mi boca incensarán tu belleza
Tu alma se agitará como una región durante un terremoto
Tus ojos entonces se cargarán de todo el amor que se ha
     reunido en las miradas de la humanidad desde que
     existe
Mi boca será un ejército contra ti un ejército lleno de
     desatinos
Que cambia lo mismo que un mago sabe cambiar sus
     metamorfosis
La orquesta y los coros de mi boca te dirán mi amor
Desde lejos te lo murmura
Mientras con los ojos fijos en el reloj espero el minuto
     señalado para el asalto

De “Caligramas”

OCÉANO DE TIERRA 

He edificado una casa en medio del océano
Sus ventanas son los ríos que se deslizan desde mis ojos
Los pulpos hormiguean alrededor de las murallas
Oíd cómo late su triple corazón cómo se estrellan sus picos
   en los cristales
          Casa húmeda
          Casa ardiente
          Veloz estación
          Estación que canta
      Los aviones ponen huevos
      Cuidado se va a arrojar el ancla
Cuidado con el ancla que se arroja
Sería bueno que tú vinieses del cielo
La madreselva del cielo trepa
Los pulpos terrestres palpitan
Y después somos tantos nuestros propios enterradores
Pulpos pálidos de las olas gredosas oh pulpos de pálidas
   bocas
Alrededor de la casa existe ese océano que tú conoces
Y que jamás descansa 

De “Caligramas” 

IL Y A

Hay un navío que se llevó a mi bien amada
hay en el cielo seis globos cautivos y cuando viene la noche
   se diría que son gusanos de los que nacen estrellas
hay un submarino enemigo que detestaba a mi amor
hay mil pequeños pinos quebrados por las esquirlas de obús
   en torno mío
hay un infante que pasa enceguecido por los gases asfixiantes
hay que lo hemos desmenuzado todo en las tripas de Nietzche
   de Goethe y de Colonia
hay que languidezco por una carta que tarda
hay en mi cartera varias fotos de mi amor
hay los prisioneros que pasan con rostro inquieto
hay una batería cuyos sirvientes se agitan en torno a las piezas
hay el vague maestre que llega al trote por el camino del árbol
   aislado
hay se dice un espía que ronda por aquí invisible como el horizonte
   del que se ha revestido indignamente y con el cual se confunde
hay erguido como un lirio el busto de mi amor
hay un capitán que espera con ansiedad las comunicaciones del
   T.S.H. en el Atlántico
hay a medianoche soldados que sierran planchones para los ataúdes
hay mujeres que piden maíz a grandes gritos ante un Cristo
   ensangrentado en México
hay el Gulf Stream que es tan tibio y bienhechor
hay un cementerio pleno de cruces a 5 kilómetros
hay higos silvestres sobre estos cactos en Argelia
hay las largas manos suaves de mi amor
hay un tintero que yo había hecho de una espoleta de 15 centímetro
   que no dejaron disparar
hay mi montura expuesta a la lluvia
hay los ríos que no remontan su curso
hay el amor que me arrastra con dulzura
había un prisionero alemán que llevaba su ametralladora a la espalda
hay hombres en el mundo que jamás estuvieron en la guerra
hay hindúes que contemplan con asombro las campiñas occidentales
piensan con melancolía en aquellos que se preguntan si volverán
   a verles
porque se ha llevado muy lejos durante esta guerra el arte de la
   invisibilidad.

De “Antología universal de la poesía”

SOMBRA DE MI AMOR IV 

Yo pienso en ti mi Lou tu corazón es mi cuartel
Mis sentidos son tus caballos tu recuerdo es mi alfalfa 
El cielo está lleno esta noche de sables y de espuelas
Los artilleros se alejan deprisa entre la densa sombra 
Pero cerca de mí veo sin cesar tu imagen
Tu boca es la herida ardiente de la audacia 
Nuestras fanfarrias estallan en la noche lo mismo que tu voz
Cuando voy a caballo tú trotas junto a mí 
Nuestros cañones del 75 son graciosos como tu cuerpo
Y tus cabellos son leonados como el fuego de un obús que
   explota en el norte 
Te amo tus manos y mis recuerdos
Hacen sonar a todas horas una dichosa marcha
Los soles alternativamente se ponen a relinchar
Somos el baste sobre el que cocean las estrellas

De “Sombra de mi amor (Poemas a Lou)”

Poema leído en la boda de André Salmon

El 13 de julio de 1909
Esta mañana al ver banderas no me dije 
He aquí la rica indumentaria de los pobres  
Ni  el pudor democrático  quiere ocultarme su dolor 
Ni la preciada libertad hace que se imite ahora 
A las hojas oh libertad vegetal oh única libertad terrestre 
Ni  las casas arden porque nos marcharemos para no volver 
Ni esas manos agitadas trabajarán mañana para todos nosotros 
Ni siquiera se ha colgado a los que no sabían gozar de la vida 
Ni siquiera se renueva el mundo retomando la Bastilla 
Sé que sólo lo renuevan los que están fundados en la poesía 
Se ha engalanado París porque mi amigo André Salmon 

Allí se casa
Nos conocimos en una bodega maldita 
En tiempos de nuestra juventud 
Fumando los dos y mal vestidos esperando el alba 
Apasionados apasionados los dos por las mismas palabras 
    cuyo sentido habrá que cambiar 
Engañados engañados pobrecitos sin saber aún reír 
La mesa y los dos vasos se transformaron en un moribundo 
    que nos echó la última mirada de Orfeo
Los vasos cayeron se rompieron 
Y aprendimos a reír 
Partimos entonces peregrinos de la perdición 
Cruzando calles cruzando comarcas cruzando la razón 
Lo volví a ver a orillas del río donde flotaba Ofelia 
Blanca flota aún entre los nenúfares 
Él iba en medio de pálidos Hamlets 
Tocando con su flauta tocando los aires de la locura 
Lo volví a ver junto a un mujik moribundo contando las bienaventuranzas 
Admirando la nieve semejante a las mujeres desnudas 
Volví a verle haciendo esto o aquello en honor de las mismas palabras 
Que cambian el rostro  de los niños y digo todas estas cosas 
Recuerdo y Porvenir porque mi amigo André Salmon se casa

Regocijémonos no porque nuestra amistad ha sido el río que nos fertilizó 
Terrenos ribereños cuya abundancia es el alimento que todos esperan 
Ni porque nuestras copas nos echan una vez más la mirada de Orfeo moribundo 
Ni porque tanto hemos crecido que muchos podrían confundir nuestros ojos y las estrellas 
Ni porque las banderas ondean en las ventanas de los ciudadanos que están contentos 
    desde hace cien años de tener la vida y cosas menudas para defender 
Ni porque fundados en la poesía tengamos derechos sobre las palabras que forman y 
    deshacen el Universo 
Ni porque podemos llorar sin temor al ridículo y  sabemos reír 
Ni porque fumamos y bebemos como antaño 
Regocijémonos porque el director del fuego y de los poetas 
El amor que como la luz llena 
Todo el espacio sólido entre  las estrellas y los planetas 
El amor quiere que hoy mi amigo André Salmon se case.

De " Alcoholes"
Traducción: Claire Deloupy

EL HUMO DE LA CANTINA ES COMO LA NOCHE QUE LLEGA

El humo de la cantina es como la noche que llega
Con voz aguda o grave el vino sangra por todas partes
Yo saco mi pipa despreocupado y contento entre mis camaradas
Ellos partirán conmigo para los campos de batalla
Dormirán de noche bajo la lluvia o las estrellas
Galoparán conmigo llevando a la grupa las victorias
Obedecerán conmigo a las mismas órdenes
Escucharán atentos las sublimes marchas
Morirán cerca de mí y acaso yo cerca de ellos
Sufrirán conmigo a causa del frío y del sol
Son éstos unos hombres que conmigo beben
Obedecen conmigo a las leyes de los hombres
Miran a las mujeres que pasan por los caminos
Las desean pero yo tengo amores más elevados
Que reinan sobre mi corazón mi cabeza y mis sentidos
Y son mi patria mi familia y mi esperanza
Yo soldado enamorado soldado de la dulce Francia

De “Sombra de mi amor”

LA IGNORANCIA


ÍCARO
Sol, soy joven y te lo debo a ti,
Mi sombra puede ser afortunada la arrojé.
Perdón, no doy más sombra que una estrella
Soy el único que piensa en la inmensidad.
Mi padre me enseñó los recodos del laberinto
Y la ciencia de la tierra y después murió
Desde entonces escruté durante largo tiempo el viejo temor
Del cielo móvil y me alimenté con hierbas crudas.
Los oráculos, es verdad, desaprobaban este celo
Pero ningún dios para decirlo todo intervino
Y piadoso he penado para acabar las alas
Que un poco de cera fijan a mis hombros desnudos.
Y alcé el vuelo hacia tu rostro espléndido
Los horizontes terrestres se han esparcido
De los desiertos de Libia a los pantanos meótidos
Y de las fuentes del Nilo a las brumas de Thule.
Sol, vengo a acariciar tu rostro espléndido
Y quiero mirar fijamente tu llama única, ciegamente.
Ícaro es celeste y más divino que Alcides
Y su hoguera será tu deslumbramiento.

UN PASTOR
Veo a un dios oblogo flotar bajo el sol,
Ójala se vaya el primer dios visible
Y si fuese un dios moribundo esta maravilla
Roguemos para que caiga lejos de nuestro valle.

ÍCARO
Para evitar la noche, tu madre incestuosa,
Dios circular y bueno estoy flotando entre las nubes
Lejos de la tierra donde viene, estelar y suntuosa,
La noche esa desconocida entre los desconocidos
Y viviré por tu calor y de esperanza.
Pero, tu amor, sol, quema divinamente
Mi cuerpo que mi ignorancia quiso divino
¡Y cielo! ¡Humanos! Giro en el deslumbramiento.

BATELEROS
Un dios cae al mar, un dios desnudo, las manos vacías
Como los ahogados irá hacia una isla
A pudrirse con el rostro vuelto hacia el sol espléndido.
Dos alas hojeolean bajo el cielo de Jonia.

De “Hay”
Traducción: Claire Deloupy

ZONA

Finalmente estás cansado de este mundo antiguo
Pastora oh torre Eiffel el rebaño de los puentes bala esta mañana
Estás harto de vivir en la antigüedad griega y romana
Aquí hasta los automóviles parecen antiguos
Sólo la religión sigue siendo nueva la religión
Sigue siendo simple como los hangares de Port-Aviation
Sólo tú no eres antiguo en Europa oh Cristianismo
El europeo más moderno es usted Papa Pío X
Y tú a quien observan las ventanas la vergüenza te impide
Entrar en una iglesia y confesarte esta mañana
Lees los prospectos los catálogos los carteles que cantan en voz alta
He aquí la poesía esta mañana y para la prosa están los diarios
Están las revistas a 25 centavos repletas de aventuras policiales
Retratos de grandes hombres y mil títulos diferentes
He visto esta mañana una linda calle cuyo nombre olvidé
Nueva y limpia de sol ella era el clarín
Los directores obreros y las bellas taquidactilógrafas
Del lunes por la mañana al sábado por la tarde cuatro veces por día pasan por allí
Por la mañana tres veces gime allí la sirena
Una campana rabiosa ladra allí al mediodía
Las inscripciones de los letreros y de las paredes
Las chapas los anuncios chillan como los loros
Amo la gracia de esta calle industrial
Situada en París entre la calle Aumont-Thiéville y la avenida des Ternes
He aquí la calle joven y aún no eres más que un niño
Tu madre no te viste más que de azul y blanco
Eres muy piadoso y con el más antiguo de tus camaradas René Dalize
De nada gustáis tanto como de la pompa de la Iglesia
Son las nueve ya bajaron el gas todo azul salís del dormitorio a escondidas
Rezáis toda la noche en la capilla del colegio
Mientras eterna y adorable profundidad amatista
Gira para siempre la resplandeciente gloria de Cristo
Es la hermosa azucena que todos cultivamos
Es la antorcha de cabellos rojos que no apaga el viento
Es el hijo pálido y bermejo de la dolorosa madre
Es el árbol siempre frondoso de todas las plegarias
Es la doble horca del honor y de la eternidad
Es la estrella de seis puntas
Es Dios que muere el viernes y resucita el domingo
Es Cristo que se eleva al cielo mejor que los aviadores
Suyo es el récord mundial de altura
Pupila Cristo del ojo
Vigésima pupila de los siglos sabe cómo hacerlo
Y convertido en pájaro este siglo como Jesús se eleva por el aire
Los demonios desde los abismos levantan la cabeza para mirarlo
Dicen que imita a Simón Mago en Judea
Gritan que sabe volar que lo llamen volador
Los ángeles revolotean alrededor del bello volatinero
Ícaro Enoch Elías Apolonio de Tiana
Flotan alrededor del primer aeroplano
Apartándose a veces para dejar pasar a los que llevan la Santa Eucaristía
Esos curas que se elevan eternamente levantando la hostia
El avión se posa al fin sin replegar las alas
El cielo se llena entonces de millones de golondrinas
Veloces vienen los cuervos los halcones los búhos
De África llegan los ibis los flamencos los marabúes
El ave Roc celebrada por los cuentistas y los poetas
Planea manteniendo en las garras el cráneo de Adán la primera cabeza
El águila se lanza desde horizonte profiriendo un gran grito
Y de América viene el pequeño colibrí
De China llegan los pihís largos y ágiles
Que no tienen más que un ala y vuelan en parejas
Y después he aquí a la paloma espíritu inmaculado
 Escoltada por el pájaro-lira y el pavo real ocelado
El fénix esa hoguera que a sí mismo se engendra
Cubre todo un instante con su ardiente ceniza
Las sirenas dejando los peligrosos estrechos
Llegan cantando bellamente las tres
Y todos águila fénix y pihís de la China
Fraternizan con la máquina voladora
Ahora caminas por París completamente solo entre la muchedumbre
Rebaños de ómnibus mugientes ruedan cerca de ti
La angustia del amor te aprieta la garganta
Como si no debieras nunca más ser amado
Si vivieras en la antigüedad entrarías a un monasterio
Vosotros tenéis vergüenza cuando os sorprendéis rezando
Tú te burlas de ti mismo y como el fuego del infierno tu risa chisporrotea
Las chispas de tu risa doran el fondo de tu vida
Es un cuadro colgado en un museo sombrío
Y algunas veces vas a mirarla de cerca
Hoy andas por París las mujeres están ensangrentadas
Era y quisiera no acordarme era en el ocaso de la belleza
Rodeada de llamas fervientes Nuestra Señora me miró en Chartres
La sangre de vuestro Sagrado Corazón me inundó en Montmartre
Estoy enfermo de oír las palabras bienaventuradas
El amor que padezco es una enfermedad vergonzosa
Y la imagen que te posee te hace sobrevivir en el insomnio y en la angustia
Siempre está cerca de ti esa imagen que pasa
Ahora estás a orillas del Mediterráneo
Bajo los limoneros que dan flor todo el año
Con tus amigos te paseas en barca
Uno es de Niza hay uno de Menton y dos de La Turbia
Miramos con espanto los pulpos de las profundidades
Y entre las algas nadan los peces imágenes del Salvador
Estás en el jardín de una posada en las cercanías de Praga
Te sientes muy feliz hay una rosa en la mesa
Y observas en lugar de escribir tu cuento en prosa
La cetonia que duerme en el corazón de la rosa
Con espanto te ves dibujado en las ágatas de San Vito
Estabas mortalmente triste el día en que te viste allí
Te pareces a Lázaro enloquecido por la luz
Las agujas del reloj del barrio judío andan al revés
Y tú también retrocedes en tu vida lentamente
Subiendo al Hradchin y de noche escuchando
En las tabernas cantar canciones checas
Aquí estás en Marsella en medio de las sandías

Aquí estás en Coblenza en el hotel del Gigante
Aquí estás en Roma bajo un níspero del Japón
Aquí estás en Amsterdam con una muchacha que encuentras guapa y que es fea
Ella debe casarse con un estudiante de Leyde
Allí alquilan cuartos en latín Cubicula locanda
Me acuerdo de eso allí pasé tres días y otros tantos en Gouda
Estás en París ante el juez de instrucción
Como un criminal fuiste arrestado
Has hecho dolorosos y alegres viajes
Antes de percibir la mentira y la edad
Sufriste por amor a los veinte y a los treinta años
He vivido como un loco y he perdido mi tiempo
Ya no te atreves a mirar tus manos y continuamente quisieras sollozar
Por ti por la que amo por cuanto te espantó
Miras con ojos llenos de lágrimas a esos pobres emigrantes
Creen en Dios rezan las mujeres amamantan a los niños
Llenan con su olor el hall de la estación Saint-Lazare
Tienen fe en su estrella como los reyes magos
Esperan ganar dinero en la Argentina
Y volver a su país después de haber hecho fortuna
Una familia transporta un edredón rojo como vosotros
transportáis vuestro corazón
Ese edredón y nuestros sueños son también irreales
Algunos de esos emigrantes se quedan y se alojan
En cuchitriles de la calle des Rosiers o de la calle des Ecouffes
Los he visto a menudo de tarde tomando el aire en la calle
Y se desplazan escasamente como las piezas de ajedrez
Hay sobre todo judíos sus mujeres usan peluca
Se quedan sentadas exangües en el fondo de las tiendas
Estás de pie ante la barra de un bar crapuloso
Tomas un café de dos centavos entre los infelices
Estás de noche en un gran restaurante
Esas mujeres no son malas tienen preocupaciones sin embargo
Todas aun la más fea han hecho sufrir a su amante
Ella es la hija de un sargento urbano de Jersey
Sus manos que no había visto están endurecidas y agrietadas
Siento una inmensa piedad por las costuras de su vientre
Humillo ahora a una pobre muchacha de risa horrible mi boca 
Estás solo va a llegar la mañana
Los lecheros hacen sonar sus tarros en las calles
La noche se aleja como una bella mestiza
Es Ferdine la falsa o Léa la atenta
Y bebes este alcohol ardiente como tu vida
Tu vida que te bebes como un aguardiente
Caminas hacia Auteuil quieres ir a pie a casa
Dormir entre tus fetiches de Oceanía y de Guinea
Son Cristos de otra forma y de otra creencia
Son los Cristos inferiores de las oscuras esperanzas
Adiós Adiós
Sol cuello cortado

NOCHE DEL RIN

Mi copa está llena de un vino tembloroso como una llama
Escuchad la lenta canción de un barquero
Que cuenta haber visto a siete mujeres bajo la luna
Retorcer sus cabellos verdes y largos hasta los pies
En pie cantad más alto y bailad una ronda
Para que deje de escuchar ya la canción del barquero
Y traed cerca de mí a todas las muchachas rubias
De mirada inmóvil y trenzas recogidas
El Rin, el Rin está ebrio ahí donde las viñas se miran en el agua
Todo el oro de las noches cae estremecido para reflejarse ahí
La voz canta siempre hasta casi en estertor morir
A esas hadas de pelo verde que hechizan el verano
Mi copa se quebró como una carcajada.
GUILLAUME APOLLINAIRE
(Poeta francés nacido en Roma-1880)
Traducción: Claire Deloupy

EL INFIERNO

Un hombre cruzó el desierto sin beber nada
Y alcanza una noche las orillas del mar
Siente más sed aún al ver las aguas amargas
Aquel hombre es mi deseo, el mar es tu victoria.
Vestido de azul cuando negra es su alma
Al pie de una horca una máscara hermosa toma el aire
Como si del amor -ese ahorcado amarillo y verde-
Quisiera que se quemase la horrible mano de gloria.
El ahorcado, la hermosa máscara y aquel hombre alterado
Bajan al infierno que yo mismo voy cavando
Y el infierno es siempre: “Quisiera que ella me amase.”
Y no tendré acaso nada de mi agrado
Sino el amor por lo menos una muerte tan hermosa.
Dime, ¿sabías que mi alma era mortal?

De "Hay"
Traducción: Claire Deloupy

TUVE EL VALOR DE MIRAR HACIA ATRÁS

Tuve el valor de mirar hacia atrás
Los cadáveres de mis días
Marcan mi camino y les voy llorando
Unos se pudren en las iglesias italianas
O en pequeños bosques de limoneros
Que florecen y fructifican
Al mismo tiempo y en todas las estaciones
Otros días lloraron antes de morir en las tabernas
Donde ardientes ramos rodaban
Ante los ojos de una mulata que inventaba la poesía
Y las rosas de la electricidad se abren aún
En el jardín de mi memoria
GUILLAUME APOLLINAIRE
(Poeta francés nacido en Roma-1880)
De “Alcoholes”
Traducción: Claire Deloupy

LA HOGUERA

A Paul-Napoléon Roinard

Tiré en el noble fuego
Que transporto y adoro
Vivas manos y mismo fuego
Ese Pasado esas cabezas de muertos
Llama hago lo que tú quieres
Ese galope repentino de las estrellas
No siendo más que en lo que se convertirá
Se mezcla con el macho relincho
De los centauros en sus acaballaderos
Y de los grandes lamentos vegetales
Dónde están esas cabezas que yo tenía
Dónde el Dios de mi juventud
El amor se ha vuelto malo
Que en la hoguera las llamas renazcan
Mi alma al sol se desnuda
En la llanura han crecido llamas
Nuestros corazones cuelgan de los limoneros
Las cabezas cortadas que me aclaman
Y los astros que han sangrado
No son sino cabezas de mujeres
El río prendido con alfileres sobre la ciudad
Te fija como una prenda
Partiendo del anfión dócil
Padeces todos los tonos encantadores
Que vuelven ágiles las piedras

De “Alcoholes”
Traducción: Claire Deloupy

Te recomendamos ver el programa de televisión

PRÓXIMO NÚMERO