PORTADAS REVISTA POESIA MAS POESIA PARA SLIDER WEB 1 - Poesia Online

184. Poesía más Poesía: Diana Elsa Morán

Comparte en tus redes sociales
Diana Elsa Morán Garay como intelectual y docente se dedicó a la crítica literaria y de la poesía. Fue autora de varios ensayos sobre las narrativas de José Emilio Pacheco, Gabriel García Márquez y la literatura femenina del México contemporáneo. Su poesía está vinculada a los hechos de carácter social y político.

BIOGRAFÍA DE DIANA ELSA MORÁN

Diana Elsa Morán Garay nació en Cabuya, República de Panamá el 17 de Noviembre de 1929 y murió el 10 de febrero de 1987 en la Ciudad de México. Fue poeta, escritora y profesora. Fue hija de maestros rurales de los que heredó su actitud combativa. Desde muy joven se traslada al barrio popular de Santa Ana, donde comienza a convivir con la realidad marginal de su entorno.

DIANA ELSA MORAN GARAY | elistmopty

Cursa sus estudios en el instituto Nacional, culminando el bachillerato en Ciencias y letras. Su vocación poética fue desde la adolescencia, en contacto con las inquietudes estudiantiles de compañeros y compañeras de Nido de Águilas. En una entrevista señalaría acerca de la poesía: “Este anhelo se fue reafirmando durante mis estudios universitarios. Mi producción se ha ido enriqueciendo desde que resolví la incógnita de mi paso por la tierra, desde que hube de percatarme que los propios dolores, angustias y esperanzas germinan de los mismos dolores, angustias y esperanzas del pueblo panameño, de cuyas cepas más humildes provengo y también desde que pude asimilar las anónimas metáforas y algo del venero inagotable de la imaginación popular, particularmente cuando serví el profesorado en Antón.“

También diría: “El artista es un ser humano pensante y comprometido, obligado a enfrentar su circunstancia histórico social. Condeno al escritor que se erige en pequeño Dios, sin responsabilidades para con sus semejantes. La obra poética es un hecho social. En mi caso, yo reflejo a través de la maduración dentro de mi yo íntimo, distintos aspectos positivos del mundo de donde vengo y en el que vivo.“

Toma influencia de poetas de la Generación del 27, César Vallejo, Pablo Neruda, Vladimir Maiakovski, entre otros.

DIANA ELSA MORAN GARAY

Participa en diversas acciones y luchas en el seno del movimiento estudiantil como las jornadas de movilización patriótica contra los tratados Filós-Hines de 1947. Su nombre real era el convenio de Bases, que se pretendía firmar entre el ministro interno de Relaciones Exteriores de Panamá Francisco Filós y el embajador de los Estados Unidos el General Frank T. Hines. Se acordaba la cesión a los Estados Unidos, por un lapso prorrogable de 10 años, territorios para bases militares. El 12 de diciembre de 1947 es el día popular del rechazo al tratado. La Federación de Estudiantes de Panamá y el Frente Patriótico de la juventud, influyó decisivamente en la Opinión Pública para el rechazo del Convenio. Los estudiantes, a gritos, demandaron la libertad como nación y denunciaron el Convenio Filós-Hines como actitud entreguista. Hubieron varios días de agitación popular y estudiantil a lo ancho y largo de la República. Por la presión masiva de más de veinte mil personas en las calles el día de su discusión, unánimemente se rechazó el convenio de bases militares que se pretendía imponer. El 22 de diciembre la Asamblea Nacional rechazó por unanimidad el convenio y en 1948 EEUU desmanteló todas las bases excepto las de la Zona del Canal.

“Diana Elsa Morán Garay como intelectual y docente se dedicó a la crítica literaria y de la poesía. Fue autora de varios ensayos sobre las narrativas de José Emilio Pacheco, Gabriel García Márquez y la literatura femenina del México contemporáneo. Su poesía está vinculada a los hechos de carácter social y político.

Obtuvo el título de profesora de segunda enseñanza en la Universidad de Panamá con especialidad en español y trabajó en el instituto Fermín Naudeau como profesora. Orientó a cientos de jóvenes en temas gramaticales, literarios, en el amor por el arte y por la patria. En el pueblo de Antón colaboró junto con el cantador de décimas y salomas Pille Collado en la fundación el Primer Ciclo de la Escuela Salomón Ponce Aquilera.”

La Dra. María Pilar Mandujano Jacono, miembro del Centro de Estudios Literarios CEL, describe en uno de sus escritos: “Diana Elsa Morán Garay como intelectual y docente se dedicó a la crítica literaria y de la poesía. Fue autora de varios ensayos sobre las narrativas de José Emilio Pacheco, Gabriel García Márquez y la literatura femenina del México contemporáneo. Su poesía está vinculada a los hechos de carácter social y político. Desde sus primeros libros, Eva definida y Presentimiento de la carnal corola dilatada, se advierte la rebeldía que se acentúa en sus obras Soberana presencia de la patria y Gaviotas de cruz abierta. Estas piezas hacen referencia a la intervención norteamericana en Panamá y a la masacre juvenil en 1964. En muchos de sus poemas, cargados de ironía, nostalgia y erotismo, se fusionan hechos sociales con lo cotidiano y lo coloquial.”

Llegó a ocupar el cargo en la Secretaría de Cultura y Asuntos Educativos en la Asociación de Profesores de la República de Panamá fundada en 1945. Formó parte de hombres y mujeres que desde sus respectivas trincheras hicieron resistencia popular contra el ascenso militar de finales de los años sesenta. Siempre entregada a la lucha por los derechos humanos, antiimperialista y revolucionaria, su poesía combativa y revolucionaria fue publicada en Panamá, Cuba, Colombia, México, Guatemala, Estados Unidos, Chile, España, entre otros países.

Publicó sus artículos políticos en la revista Tribuna Pública, de Panamá.

Participó Diana Morán en la lucha nacionalista en enero de 1964 denunciando la masacre y agresión imperialista a nivel internacional y nacional. Fue un movimiento popular ocurrido en Panamá el jueves 9 de enero de 1964 con el objetivo de reclamar la presencia e izada de la bandera panameña en el territorio de la Zona del Canal, un franja de tierra cedida a Estados Unidos a perpetuidad mediante el Tratado Hay–Bunau Varilla. Los soldados de Estados Unidos abrieron fuego sobre ellos, masacrándolos. Los estudiantes muertos se convirtieron en símbolo de la lucha panameña por la soberanía sobre el Canal. Este día se le conoce como el “Día de los Mártires”.

d7149e99 bcb2 4e7f b06e 3af214442822 - Poesia Online
En 1961, como rechazo a la invasión mercenaria a Playa Girón en Cuba, el Comité en el que participaba, se alzó con un gran mitin de protesta en el Parque de Santa Ana, el cual fue reprimido, resultando herida por la Guardia Nacional.

Políticamente, el Canal siguió siendo territorio de los Estados Unidos hasta 1977, cuando los Tratados Torrijos-Carter iniciaron el proceso de transferencia del control territorial de la Zona del Canal de Panamá a Panamá, proceso que finalizó el 31 de diciembre de 1999.

En 1965 ganó el premio Nacional Ricardo Miró por su poemario “Gaviotas de cruz abierta”.

En una entrevista diría ante la pregunta, hecha por un periodista, de cómo se sintió cuando supo que su poemario “Gaviota de Cruz Abierta” había resultado triunfador con el Primer Premio en el Concurso Ricardo Miró: Es una obra concebida como rondas infantiles para ser representada por y para los niños, obra que nunca fue editada para su publicación.

“-Cómo es lógico me sentí inmensamente emocionada, pero rato después, cavilé sobre la responsabilidad que entraña resultar favorecida con el Primer Premio del Concurso Ricardo Miró, Sección Poesía.
El hecho de haber resultado triunfadora es un estímulo que me obliga a trabajar, cada vez con más ahínco, en la tarea de entregar alguna vez a mis conciudadanos una obra cuantitativa y cualitativamente decorosa, la obra que me permita cumplir, con la deuda que, como cualquier persona, tenga contraída con la sociedad de la cual formo parte. La obra creadora de un mérito, no surge de inspiraciones súbitas ni de arrebatos líricos de sus atores, es sobre todo del esfuerzo diario, permanente y tenaz de los que, conciben su profesión con gran seriedad.”

HOY EN LA HISTORIA Periodismo independiente | Dumas Informa- Riduca Online

 Es una obra concebida como rondas infantiles para ser representada por y para los niños, obra que nunca fue editada para su publicación.

Después del golpe de estado militar dirigido por Omar Torrijos Herrera y Bors Martínez el 11 de octubre de 1968, Diana Morán fue duramente perseguida, incluso llegó a ser encarcelada por estar vinculada a movimientos sociales y de izquierda, grupos como Vanguardia de Acción Nacional VAN que posteriormente se vincula al Frente de Resistencia Popular FRP para resistir al régimen golpista y militar del sesenta y ocho. Después de varias acciones solidarias de sus compañeros y del movimiento popular que resistía a los militares golpistas, logra salir en calidad de exiliada hacia Venezuela y posteriormente a México. Era el año 1969. Allí consiguió graduarse como Doctora en Letras Hispánicas en el Colegio de México con la tesis titulada: “Cien Años de Soledad: novela de la desmitificación”. Desempeñó también cargos de investigadora y profesora en el Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios en la Universidad Autónoma Metropolitana, manteniendo siempre niveles de coordinación, encuentros y organización con otros luchadores panameños también exiliados en México. Pasó a denominarse posteriormente el Movimiento de Unidad Revolucionaria MUR y en julio de 1970 Movimiento de Liberación Nacional, que contó con la participación de Diana, aún estando en el exilio y que fue miembro hasta su muerte. Ha sido la única poetisa panameña lanzada al destierro por su convicciones claras e inquebrantables.

Murió en México en 1987 y a petición de Diana, sus cenizas fueron vertidas, años después, en su patria, en las aguas del Canal de Panamá, por el simbolismo histórico, inspirador en sus poemas y por el significado de lucha que fue para ella. El acto se celebró en el año 2004, en el 40 aniversario de los sucesos ocurridos en la gesta patriótica de enero de 1964, con el respaldo de organizaciones populares y sindicales del país. Este deseo está impreso en un poema denominado “Cuando Muera: devuélveme a la lengua de la llama primera que trajo, y allí junto a las aguas que los barcos dividen, lanza este polen a la boca del aire”. Asistieron a este acto, después de 17 años de su muerte, catedráticos, políticos, grupos estudiantiles, literatos, profesores, idealistas y personajes de la vida nacional. 

Su hermano Humberto Morán dijo que Diana hizo de su exilio una carrera cultural. Dijo sentirse regocijado por este homenaje de quienes la querían y admiran, que no la han olvidado. “A las nuevas generaciones, Diana Elsa les dejó una excelsa documentación a los formados presentes y pasados, en la iniciación literaria”, manifestó. Señaló que no hay un colegio que no tenga esta obra de consulta, amén de la poesía con la que clausuró sus últimos días “Tercos”.

El escritor Dimas Lidio Pitty, en su intervención, resaltó que “esta ceremonia no es un rito fúnebre común, más que separación o despedida; representaba un tributo de amor, homenaje, comprensión y solidaridad a una gran poetisa, a una mujer extraordinaria ya una patriota sin flaquezas”. Pitty narró que Diana Elsa Morán, oriunda de la población de Cabuya, en la cordillera central, creció y se formó en los barrios populares de la ciudad de Panamá, los que conocieron sus sueños de estudiante distinguida, como quería Martí, desde muy temprano echó su suerte con los pobres de la tierra.

Su esposo Jorge Turner reconoció sus virtudes y experiencias junto a la ilustre poetisa, al llegar el momento de esparcir sus cenizas.

​Su libro Manual de Iniciación literaria (Editorial Manfer 1997) es una referencia para los estudiantes de literatura.

Sus obras son: Eva definida (con Ligia Alcázar, 1959); Soberana presencia de la patria (1964); Gaviotas de cruz abierta (1965, Premio Ricardo Miró, fue publicado en 1992), que aparece la primera edición por la Editorial Mariano Arosemena, INAC; En el nombre de hijo (1966); Poesía joven de Panamá, coautora, siglo XXI editores, México (1971); Ficción e historia: la narrativa de José Emilio Pacheco (trabajo conjunto con Ivette Jiménez Báez y Edith Negrín 1979); Reflexiones junto a tu piel: poemario, (Colección Portobelo, Editorial Signos, México 1982); Manual de iniciación literaria (Editorial Manfer 1997).

En 1991 recibió un Premio Intercolegial de Poesía, promovido por el Ministerio de Educación, que lleva su nombre.

Diana Morán creó, conjuntamente con profesoras mexicanas y centroamericanas, un taller de teoría y crítica literaria que se inició en el Colegio de México. A su muerte, por decisión de todas las participantes el taller recibió su nombre, y a partir del año 1993, el taller “Diana Morán” se convirtió en un grupo de trabajo independiente.

ENLACES BIBLIOGRAFIA

  • http://www.elem.mx/autor/datos/127938
  • https://uphacialaluz.com/2022/02/09/a-35-anos-el-legado-literario-patriotico-y-militante-de-diana-elsa-moran-garay-sigue-vigente/
  • http://poesiapanama.blogspot.com/2016/01/diana-moran.html
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Diana_Mor%C3%A1n_Garay
  • https://omegalfa.es/downloadfile.php?file=libros/cuaderno-de-poesia-critica-n-110-diana-moran.pdf
  • http://robert-mimundo.blogspot.com/2016/03/otra-gran-mujer-panamena-diana-moran.html
  • http://laeducacionsuperiorjth.blogspot.com/2014/01/contenido-toc-o-h-z-u-aspectos.html
  • https://dianamoranpanama.blogspot.com/
  • https://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=moran-diana
  • https://www.redalyc.org/journal/5350/535055491011/html/
  • ttps://docplayer.es/87989399-Reflexiones-junto-a-tu-piel-poesia-diana-moran.html

SELECCIÓN DE POEMAS DE DIANA ELSA MORÁN

MUJER… EVA DE SED ESPERANZADA

Mujer… Eva de sed esperanzada
irrumpo en tus corrientes materiales
para beber las aguas sindicales,
cabecillas de carne desgarrada.

Y así… Sencillamente enamorada
ser la novia de mieles corporales
-esposa de azahares verticales-
en éxtasis de tierra liberada.

Quiero beber el alba colectiva
-quebrada de ternura combativa-
de la totuma fresca de tus manos.

Nutrir el istmo nuevo de mis hijos
con la revolución de besos fijos,
síntesis de las bocas y los granos.

        Del Libro Eva Definida, 1957

¡HOMBRE-ISTMO… ADÁN DE BARRO VERDE!

¡Hombre-Istmo… Adán de barro verde!
De tus húmedos ojos de culantro
y tu silvestre piel de yerbabuena
brota la aurora de la patria pura
Pentagrama sensual de clorofila…

Tus revolucionarias notas forman
-el proletario corazón triunfante-
la social sinfonía de los hombres.

Saloma-guía para el mirto obrero
a las orillas de tu boca aguardo
el rojo alumbramiento de sonidos
que contenido den a mis pupilas
¡Déjame… Déjame llegar a tí!

Del Libro Eva Definida, 1957

 ¡OH TUIRA CAUDALOSO DE ALELUYAS!

¡Oh Tuira caudaloso de aleluyas!
Inundas mi paisaje
de piraguas eróticas
y los cauces reviento
de mis vírgenes aguas.
Canaletes-ternura
reman enamorados
hasta la trascendencia del amor
-vértice de suspiros-
origen de la célula.
¿Qué frescura existió
que no me dieras?
¿Qué escondida corriente
no fue tuya?
Piraguas y paisaje…
Equilibrio nupcial
de telúrico vuelo.
¡Oh Tuira caudaloso de aleluyas
por la viva metáfora amorosa
fuimos ríos laureles!

Del Libro Eva Definida, 1957

AHORA LLEVO EL ISTMO EN CADA PORO

Ahora llevo el Istmo en cada poro
y una página pura
para tatuar historias sin canales.
¡Ahora soy coro-sangre de tu himno,
el asta en la bandera,
metálica violeta de combate!
Ahora sé que clandestinamente
tenemos que sembrar jazmines rojos
para que el estallar indomable
de su aroma proletario
nos devuelva:
La dignidad… la tierra… los productos…
Las rondas infantiles sin betunes,
los motetes robustos de mazorcas,
los suburbios con trajes de domingo,
la comida puntual de los obreros,
las entrañas de coco de la paz,
los crepúsculos-naranjas del poema,
los humanos derechos
en las simientes del amor fertilizado.
Ahora sé
que somos en abrazos temporales;
pero infinitos en la lucha cósmica
por la felicidad de todos.
Y cuando la hora-golondrina nazca
de los senos-arenas de clepsidra,
la amaré como ésta
de armónica vivencia…
(Brotarán del vientre de recuerdos próvido
nostálgicas alondras
que edificarán hogares
en tu cuello poblado de kilómetros)…
No… No habrán lluvias salobres
-por las alas paralelas-
ni suicidio de vuelos.
Seguirás en mis almanaques
como si duplicara la matriz
la esencia de tu gesto.
Seguiré vertical
-sobre la ausencia-
con tu abecedario:
¡Paloma de macano combatiente,
volando con mis versos
hacia el pueblo!

Del Libro Eva Definida, 1957

ENERO CONDECORADO POR UN GOLPE DE ARTERIAS

A los mártires Gonzalo
Crance y Teófilo De la Torre

Un mes que tiene
nombre de escuela.
El mapa es su cuaderno,
campana, campanela.

Palabritas de esfinge
cruzan la cerca…
Enero es uniforme,
paso de estrellas.

Tréboles del rocío
la noche vela…

¿Quién te dejó
sin venas
lápiz de cera?

Espada o gavilán,
filo de fuego,
cabrito horizontal,
bajel del pueblo.

Medallita de sol,
medallita de sombra,
en el mástil
gaviota
en la carne
amapola,
la pájara pinta
le canta
y le llora.

Es un mes que tiene
nombre de escuela.
Enero es uniforme,
campana, campanela.

Del Libro Gaviotas de Cruz Abierta, 1965

EL ALBA CONDECORADA POR ROJO, BLANCO Y AZUL

A los mártires Jacinto Palacios
Cobos y Alberto Tejada

JUEVES 9 DE ENERO

Alba, coral, coralillo,
¿qué siembra la niña verde?

VIERNES 10 DE ENERO

Alba, coral, coralillo,
veinte banderas al puente.

CORRO DE SEMILLAS ROJAS

Arroz cereza,
flor de saril,

aire amapola.
luz carmesí.

Escalerilla,
yodo, cristal,
que pase, pase,
el capitán.

SABADO 11 DE ENERO

Alba, coral, coralillo,
¿qué siembra la niña verde?

DOMINGO 12 DE ENERO

Alba, coral, coralillo,
veinte banderas al puente.

CORRO DE SEMILLAS AZULES

Madre azulita,
pájaro añil,

alas al viento,
patria sin fin.

Reloj de arena,
reloj de sueño,
que pase, pase,
el minutero.

LUNES 13 DE ENERO

Alba, coral, coralillo,
¿qué siembra la niña verde?

MARTES 14 DE ENERO

Alba, coral, coralillo,
veinte banderas al puente.

CORRO DE SEMILLAS BLANCAS

Juego de nardos,
niño algodón,

en cada mano
nácar de amor.

Que pase, pase,
luna mayor,
la sembradora
del arrebol.

MIERCOLES 15 DE ENERO

Alba, coral, coralillo,
¿qué hace la niña verde?

JUEVES 16 DE ENERO

Alba, coral, coralillo,
que dos estrellas enciende.

CORRO DE TODAS LAS SEMILLAS

Rubí, Maritza,
en el cielo blanco,

en el cielo blanco
Rosa azul.

VIERNES 17 DE ENERO

Alba, coral, coralillo,
¿qué siembra la niña al puente?

SABADO 18 DE ENERO

Alba, coral, coralillo,
rojo, blanco, azul y verde.

Del Libro Gaviotas de Cruz Abierta, 1965

ASCANIO CONDECORADO POR UN GOLPE DE MAR

Al mártir Ascanio Arosemena

PALOMAR DE NUBES

Lluevan las palomas, lluevan,
que el girasol se va…
Ascanio va adelante,
los otros van detrás.

ALONDRA ENTRE SOLLOZOS

En fila los gorrioncitos,
cuando los vean pasar,
tiendan los jazmincitos
y la estrella de mar.

BAJA MAREA DE INCIENSO

Barco que va de flores,
barco que va de sal,
barco de cuatro albores
y un cordero de altar.

PALOMAR DE AURORAS

Arrullen las palomas
y vuelvan a arrullar:
Ascanio es la bandera,
escudos los de atrás.

ALONDRA ENTRE ALBOROZO

En rueda los gorrioncitos
que aquí está el girasol;
suelten arpas de trinos
y amapolas de amor.

ALTA MAREA DE ESTRELLAS

Barco que vuelve rojo,
barco en las olas de tul,
barco que vuelve blanco
con un cordero azul.

Del Libro Gaviotas de Cruz Abierta, 1965

ERES

Eres
tierra y orilla,
no espuma
no resaca.
Amanece…
Pasan lista…
Respira así… Profundamente…
-aliento sobre aliento-
Verde… Mares… Patria…
Te abarco,
te abarcamos sangre adentro.
Tómame el pulso,
esta lengua de amor
que te reclama.

Del Libro En El Nombre Del Hijo, 1966

HAS DE SURGIR EN MÍ GOTA POR GOTA

Has de surgir en mí gota por gota,
sueño en retorno a su carnal esencia,
lluvia que el fuego dulce precipita
en lloro fecundado al nacimiento.
He de vivir la curva dilatada
en plenitud de sagitario,
salve creciente, vaso de flor viva,
madurarás en mí
hueso por hueso
hasta sacar del limbo tu presencia…
Duplico…
Eres…
Somos…
Victorioso subir de plenilunio
jazminiza la fuente de los senos.

Del Libro En El Nombre Del Hijo, 1966

CONVICCIÓN DE GOLONDRINAS

Con total convicción de golondrinas
sin pretender sembrar un árbol
ni cosechar un hijo
con la maleta lista para un mañana
próximo
buscamos
una mesa
dos sillas
y algunas tazas
hicimos un librero portátil
de ladrillos y tablas:
allí enredamos a Marx
la Biblia
Mao Tse Tung
los veinte poemas de amor y una
canción desesperada.
Entre un ojo abierto
y el otro cerrado
los ríos de cuándos y más cuándos
se secaron.
Sandino
El Che
Angela Davis
poblaron la orfandad de las paredes
de boinas
y panteras militantes;
sin amnistía
los otoños inundaron los vasos
de septiembres
octubres
y diciembres oxidados
mientras la primavera
bondadosa madrina
insiste en ofrecernos
un poquito de casa.
En la mesa
con paciencia
servimos la convicción de golondrinas,
las cucarachas sonríen con los
pensamientos,
la maleta está lista
para un mañana próximo o lejano,
el corazón nos espera
a nivel de las sales.

Del Libro Reflexiones Junto a Tu Piel, 1972-1979,
Poemas Del Exilio

PARA EL AÑO 2000 DEBEMOS SER TERCOS

Nosotros
los rompebarcos de la marinada
tirapiedras fecundos
antes de que un pedazo de sandía
perturbara
los plácidos kilómetros de los ojos
azules.
Nosotros
la botella de lágrimas rabiosas
contra toda fecha
de la letra perpetua renovada.
Nosotros
los legendarios quiebravidrios
negafirmas contagiosos gritabarcos
con nuestra siembra de banderas
en el despertar de todas las mañanas.
Nosotros

los prohibidos
los malditos apagados prendidos
desde no sé que consigna
del Prestán amotinado.

Nosotros
malditos
malditísimos despojados de la
Patria.
Nosotros
cuando el gallo de Pascua
despunte el sol del mediodía
dos mil veces ascarios aragones
prestanes palominos
construiremos la casa de los sueños
con la moneda propia de su mapa.
No es la moda de llamarnos tercos
sino el instinto de conservar
el nosotros de la sangre y del esperma.
No es el querer ser tercos de remate
con un golpe gastado dominio
semántico.
En este desafío de relojes
entre el supermán que se roba las
galaxias
y el despegue endeudado de las
pulgas.
Tenemos que ser tercos:
tercos de dulzura
tercos en la cárcel
en la muerte tercos
tercos y más tercos en la firma
tercos
terquísimos
para pasar por el ojo del camello
y recobrar la cintura de las aguas.

SOBERANA PRESENCIA DE LA PATRIA

Es enero en las calles donde ruedan los gritos,
nueve o diez en la carne, en la súplica radial
de un arroyuelo rojo para soldar los nervios,
es la fecha de un pueblo que encontró su camino.
Escuchen lo que digo
con una brasa de odio
en el pájaro dulce que habitaba mi seno,
aunque la barba de Walt Whitman hable
de familias de hierba y moral manzanera.
La patria se fue, como siempre se ha ido,
con su camisa blanca
y la corbata azul de adolescencia,
con el civismo juvenil de su paso
y el fértil batallón de sus arterias
a enarbolar el vuelo allí donde cortaron
las alas tricolor de sus emblemas.
Escuchen lo que digo
con la capilla ardiente del rencor más viejo:
Mi patria, cántaro de amor en todo idioma,
que ofrece su agua buena al peregrino
ha arrastrado sesenta calendarios
sin derecho a la fruta, al árbol de su huerto,
saqueada en la bondad de su cintura.
Escuchen lo que digo:
En cada sitio de mi cuerpo hay un dolor de siemprevivas
para contar al mundo la parábola del buen vecino
que aplastó la luz recién nacida.
Muchachita de paz,
exigiste la fruta, el huerto, el asta de tu nombre
y el muro… el muro blanco… el muro rubio
-su carta fraternal… Punta del Este- deshilvanó tu esencia, derramó su cauce,
a la húmeda intemperie de gases lacrimógenos
gemías, Panamá, como un maizal en llamas.
¿Quién me pide cortinas
para azular la piel quemada de estas sienes
que jamás pensaron en tirar un jazmín a las alondras?
¿Quién reclama la sílaba final de un corderito
para ensayar un apretón de manos
aquí, donde quedó sin gasa el hospital
para cubrir la fuga de amapolas?
Quién, quién se atreve a rezar:
Tío Sam, Santa Claus, Cuerpo de Paz
-Arca de las Alianzas, Consuelo del Afliigido-
el corazón agujereado
cicatriza con verdes papelillos.
¿Quién me pide que sufra, que suframos de amnesia,
que le demos a Fleming tres medallas
y con Bogart bailemos tamborito
por la amistad del tiburón
y el anzuelo en las sardinas?
¡No! El sol no despierta para ustedes,
usureros del aire.
Ese disfraz de oveja, hermano lobo,
ya no engaña el candor de las violetas.
Ahora ¿cómo bautizarás esta maniobra?
¿Juegos de patos?
¿Operación amiga en Canal Zone?
¿Pildoritas Johnson para el subdesarrollo?
Estos brazos que buscan una forma de niña,
un latido de novio, una frente en los libros,
película no son para soldados morfinómanos.
La viudez de estos cuartos no se vende en coca cola.
El salitre escapado de la herida en desvelo
no es negocio de chicles o zapatos.
Este nueve de enero no es cera de museos,
no es moneda de cambio
ni tiene la firma de Bunau Varilla.
Yo tengo que gritar,
-Oh, prendida garganta de mis muertos- yo tengo que gritar
con su polen de incendio
en los cuatro puntos de la rosa del aire
donde soltó la UPI sus vampiros.
¿Qué palabra,
qué palabra por más sucia que sea
no resulta flor para escupir el rostro
de búfalo en conserva?
Qué adjetivo no es ángel para pintarte buitre,
si por cada paloma que la mano te ofrece
asesinas la mano, la sal y la paloma!
No hay lago, frontera, axila que no lleve
el tatuaje de tus colmillos roedores de luceros.
Malditos de ayer! Asesinos de hoy!
Herodes de siempre!
Los huesitos de Chapultepec…
los huesitos de Atitlán…
Los huesitos de Hiroshima…
La carne, los huesitos de mi patria
molidos con repiques de metralla.
Mi cielo violado, como una niña ciega,
en la torturada inocencia de su pubis,
las venas sacadas de su casa joven,
los hijos deshojados, lirios secos,
la última estrofa del Canto a la Bandera
en el frío ruiseñor de la mirada
y el llanto, el llanto maternal
-Oh vaso ardiente-
sangriento memorial de labio en labio.
Yo tengo que gritar:
Mis muertos son vivas sembraduras,
ataúdes que nutren la esperanza
con el ritmo ascendente de la lucha.
En las cuencas de Rosa revientan las espigas,
en la espalda de Ascanio se arman las legiones
los fémures de Alberto, Teófilo y Rogelio,
son astas invencibles otra vez en el muro.
Los ojos de Ricardo, los labios de Rodolfo,
las células de Víctor, los dedos de Carlos,
las piernas mordidas, sus núcleos morados,
sustancias nacionales, patrimonio se han vuelto.
La sangre de los hombres es historia viviente
savia que da la muerte se incorpora
soberana presencia de la patria.
El gorrión machacado en la lengua de un héroe
fertiliza el reposo de su hielo
y hace nido en la marcha su clarín de conciencia.
Escuchen lo que digo, hoy nueve de enero,
a ustedes tragalunas del mundo,
a ustedes que asesinan los dedos sembradores de olivo:
Del hijo acribillado retoñan muchos hijos,
del obrero en el polvo mil obreros regresan,
del semen inmolado toda cuna germina.
Las tumbas pregonan! Se desclavan las cruses!
De la cal del pueblo, el pueblo resucita!
Y tú, pequeña patria, gigante de esta fecha,
esculpida en la roca de tus muertos
para nacer definitivamente,
abrirás tus alas agredidas
en el dolido cofre de tus peces.
Hasta el último niño en presagio de mieles
ofrendará su pálpito de auroras
por la libre heredad de sus estrellas
Hoy! Mañana! Siempre!

BÚSQUEDA

I
Venden los profetas
lotes en el cielo
y las catedrales encienden sus anuncios
en la cadera inmaculada de una virgen.
El siglo en un Apolo
aterriza en la frente de la Luna
y aquí abajo
a mil niños
por segundo
se les llena de tierra la barriga.
 
II
Salimos
así tuertos
como un campanario en las manos de un loco
a perseguir el ojo
que una noche de lluvia nos robaron
en la muerte pequeñita de Biafra
en el ángel azul
que guarda
las barbas de los hippies
y en el cerebro electrónico de las computadoras.
 
III
A pedacitos se nos caen los dedos
en los portones del asilo.
Cementerios
de canarios es la lengua.
No hay una luciérnaga para esta sombra. Nadie
donde pasamos
quebrando las botellas de la angustia. Nadie…
Seguimos con nuestro ataúd a cuestas.
 
IV
¿Lengua en el polvo?
¿Corazón o mercancía?
De qué desheredado ombligo de dios
hemos caído para buscar en vano
el pie y los caminos
de los yacimientos del azúcar.

ESTACIÓN DEL ALBA I

En la arena circular del agua
andar o desandar un reloj
es encontrar la cara cubierta de musgos
para sembrar margaritas
Ha sido así
es así:
(sobre el lecho de piedra
y debajo de él)
beber
con los ojos abiertos o cerrados
el espejismo
de tomar el tren en la estación del alba
y las maletas
(sin comprar el boleto de retorno)
otra vez en la estación del alba
¿Irse
regresarse?
Cada sol
desvivido

Cada sol
habitado
Toda alba fuego
Ceniza toda alba
Siempre más hembra…
más tierra…

ESTE SENCILLO NO AMANEZCO

Para Iván,
poeta hermano del exilio
.

Yo no sé si es la altura
o el golpe inesperado del granizo
no sé si es el secuestro de las cartas
o este interminable no amanezco
o si es sencillamente
entrar y no salir de un túnel de murciélagos
El tránsito no importa
en realidad el miedo es un ratón de fechas
es un ratón extraño a los zoológicos
un roedor que ustedes no conocen
y que yo tampoco conocía
Es la tensión de llegar a un segundo
del país que reconstruye los destierros
y hallarse con que faltan
la ruda y las gardenias de la madre
Xenia y la demanda de salarios
el marañón con su bola clandestina
Clarence que dirigía los diluvios
para salvar de la bala a los maestros
la fiel Yolanda amiga chocolata
la tía dulce
la canción de Lole
y los siete limones que me daba Johnson
para espantar los duendes de la sangre
Miedo
miedo de presentir esos colmillos
en el mango que sembró el abuelo
aquel mango de la sombra inmensa
que jugaba mirón
escondía los reales
las tinajas rotas
la perra canela
y la santa Teresita quemada por Beto
Yo no sé si es la altura
o este interminable no amanezco
Muy dentro de los ojos
ratón traga fechas y el miedo crece
y creceeee
y creceeeeeeeeeeeeeeee

Del libro Reflexiones junto a tu piel

LEJANA

Pescadores de mapas y retornos
al infinito tiramos
las redes del hambre
empujamos
el cuello
los brazos
las piernas
te atrapamos
lejana
con las manos de presos
Excitada de soles
y alientos de yodo
en la arena de moluscos que sudamos
dulcemente arañada
te repartes por dentro
pan de ecos y memoria
de la nostalgia en éxtasis
Ah lejana
lejana
juntísima
¿comprendes?
Nos burlamos de ellos
te nos encierran
te nos niegan
y tú
aquí
con nosotros
horizontal al infinito
entera de pasión entre las redes
Te mordemos
nos muerdes
te desgarramos
nos desgarras
y en la estela profunda del espasmo
ay lejana
juntísima
nos estamos comiendo tus entrañas.

Del libro Reflexiones junto a tu piel

MADERA DEL AGUA

Estos días
muy manifiestos
de la prisión del canto
y la injusticia
al esqueleto le encarnan nomeolvides
Pensamos aire
aire
y aletean en el pecho
alcatraces y gaviotas
respiramos
verdesol
y los pulmones se cargan
de trópico amarillo
vocalizamos
m a r
y entre los horizontes en vigilia
estrellas y corales se vislumbran
más
mar
y toda la madera del agua
encalla en los arrecifes de la espera

Del libro Reflexiones junto a tu piel

MULTIPLICANDO ESPEJOS EN EL FRÍO

Te aconsejas
te reprochas
te gritas masoquista
sabes que entre dos dianas
no corren calendarios
semejantes
que tus manos tercas
no pueden detener el agua
Tú sabes que en este desnacerse 4 x 365
el viento se come
ostros
mariposas
y los amigos con remordimientos
Tú sabes que hasta el mar ha mudado
de rumbo
que la metáfora es un trago
y terreno baldío esta escritura
de borrosas presencias
Tú los sabes
y te aconsejas
y te reprochas
y te amagas
pero sigues
gimeayeres
transgaviota
mulriplicando espejos en el frío

Del libro Reflexiones junto a tu piel

NAUFRAGIO
I
Hoy
puede ser lunes
o martes veintinueve de febrero.
El sol tira sus haces en la puerta.
Mi sobrina tiene la boca
llena de pastillas de menta.
Una melena loca
corre por la acera
con un jazz prendido en la garganta.
He perdido los labios,
en los poros sólo velas.
Huelo a ruiseñor embalsamado.
En mi vaso burbujea la niebla
y me la bebo lentamente.

II
¿Sabes
cómo camina el hombre
cuando la cara se le cae
frente al espejo?

III
Es inútil
arrancarme los cabellos
y colgar los ojos en los alfileres
ningún perro aúlla
en las lunas de mis venas.
Libertad, amor, Carlos Marx o Lenin
son pedazos de botellas de éter.
Es inútil
me ha quedado sin trino el esqueleto
y toda flor que se acerca a mi tacto
se envenena.

IV
Hoy
puede ser lunes
o martes veintinueve de febrero.
Encontré mi rostro
comido de sales
no puedo llegar a las cerezas.
Hoy
con mi olor
a ruiseñor embalsamado
sólo quiero dormir bajo las piedras.

Tomado del libro "Soberana presencia de la Patria y otros poemas" (Editorial Universitaria "Carlos Manuel Gasteazoro", Panamá, 2012)

TIRADOS AL AIRE

Requisaron
los ojos
las uñas
los cabellos
esposaron
la lengua
los libros
la madre
y como
entre las argollas
el puño se multiplicaba
herrados
desnudos
sin pasaportes
nos tiraron al aire.

Del libro "Reflexiones junto a tu piel"/ poemas del exilio, 1972-1979

Ver programa de televisión sobre la poeta Diana Morán Garay

PRÓXIMO PROGRAMA JUEVES A LAS 22 HS (HORA ESPAÑOLA)

POESIA MAS POESIA 2022 1 - Poesia Online
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es descarga.jpg

3 comentarios en “184. Poesía más Poesía: Diana Elsa Morán”

  1. Poesía de sangre y fuego en las venas,
    dolor y amor a la patria
    inmortalizando el derecho
    de saber vivir para su pueblo.
    poesía eres tú
    como una estrella que guía
    el despertar de unos jovenes
    que necesitan muchas mujeres
    que sepan hacer de sus vidas
    un ejemplo inmortal.

    Una poesía inperecedera para leer mucho más despacio, gracias por todo al grupo que nos da esta oportunidad.

Deja un comentario