PORTADAS REVISTA POESIA MAS POESIA PARA SLIDER WEB 1 1 - Poesia Online

28. Poesía más Poesía: Gioconda Belli y Ana Velasco

Comparte en tus redes sociales
portadas 1 2 - Poesia Online

BIOGRAFÍA DE LA POETA GIOCONDA BELLI

Me preguntan si escribo sobre el asunto de las mujeres. Mi literatura no es femenina, es una literatura donde la mujer es protagonista, nadie diría que Hemingway escribe una literatura masculina. Mi literatura es la visión del mundo desde la perspectiva de la mujer. La difusión sobre los asuntos de género no nos compete a los escritores de literatura, para eso están los ensayos y todo eso. Lo que hacemos, es cambiar el papel de la mujer en la mujer actual.

CONSEJOS PARA LA MUJER FUERTE, POEMA DE GIOCONDA BELLI

Si eres una mujer fuerte
protégete de las alimañas que querrán
almorzar tu corazón.
Ellas usan todos los disfraces de los carnavales de la tierra:
se visten como culpas, como oportunidades, como precios que hay que pagar.
Te hurgan el alma; meten el barreno de sus miradas o sus llantos
hasta lo más profundo del magma de tu esencia
no para alumbrarse con tu fuego
sino para apagar la pasión
la erudición de tus fantasías.
Si eres una mujer fuerte
tienes que saber que el aire que te nutre
acarrea también parásitos, moscardones,
menudos insectos que buscarán alojarse en tu sangre
y nutrirse de cuanto es sólido y grande en ti.

No pierdas la compasión, pero témele a cuanto conduzca
a negarte la palabra, a esconder quién eres,
lo que te obligue a ablandarte
y te prometa un reino terrestre a cambio
de la sonrisa complaciente.
Si eres una mujer fuerte
prepárate para la batalla:
aprende a estar sola
a dormir en la más absoluta oscuridad sin miedo
a que nadie te tire sogas cuando ruja la tormenta
a nadar contra corriente.
Entrénate en los oficios de la reflexión y el intelecto
Lee, hazte el amor a ti misma, construye tu castillo
rodealo de fosos profundos
pero hazle anchas puertas y ventanas.
Es menester que cultives enormes amistades
que quienes te rodean y quieran sepan lo que eres
que te hagas un círculo de hogueras y enciendas en el centro de tu habitación
una estufa siempre ardiente donde se mantenga el hervor de tus sueños.
Si eres una mujer fuerte
protégete con palabras y árboles
e invoca la memoria de mujeres antiguas.
Haz de saber que eres un campo magnético
hacia el que viajarán aullando los clavos herrumbados
y el óxido mortal de todos los naufragios.
Ampara, pero ampárate primero
Guarda las distancias
Constrúyete. Cuídate
Atesora tu poder
Defiéndelo
Hazlo por ti
Te lo pido en nombre de todas nosotras.

Gioconda Belli: "Desde Rubén Darío, en Nicaragua los mayores héroes los ha  dado la literatura" - Infobae

Gioconda Belli nace en Managua Nicaragua el nueve de Diciembre de 1948, su padre era empresario y su madre fue la fundadora del teatro experimental de Nicaragua.
Estudió en el Colegio de la Asunción en Managua y en el Real Colegio de Santa Isabel de Madrid, donde obtuvo el Bachillerato en 1965. Tras obtener el Diploma en Publicidad y Periodismo en Filadelfia, Estados Unidos, regresa a su país.

En Managua trabaja en Publicidad, en 1967 se casa por primera vez, es madre de tres mujeres y un varón. Comienza a publicar poesía en 1970 en Revistas como: El Gallo Ilustrado y La Prensa Literaria .

En la prensa literaria, sus primeros poemas son precedidos por el titular “Una nueva voz en la Poesía Nicaragüense”. Cuenta ella que se sintió muy orgullosa de este acontecimiento y el domingo llegó muy ufana al periódico a la reunión familiar en casa de su abuelo y quedó muy impactada cuando sus dos tías horrorizadas le dijeron que cómo era posible que hubiera publicado esos poemas sobre la menstruación. ¡Qué cosa más espantosa, de eso no se escribe! Es algo horrible, ¿Es pobre tu marido? Por otra parte dice: Mi marido me dijo que me prohibía publicar nada, sin que lo leyera él primero, a lo que le contestó: Que prefería no publicar.

MENSTRUACIÓN, POEMA DE GIOCONDA BELLI

Tengo la “enfermedad”
De las mujeres.
Mis hormonas
están alborotadas,
me siento parte
de la naturaleza.
Todos los meses
esta comunión
del alma
y el cuerpo;
este sentirse objeto
de leyes naturales
fuera de control;
el cerebro recogido
volviéndose vientre.

Ella nace a la Poesía, arropada por grandes poetas como: Francisco de Asís, José Coronel Urtecho, Carlos Martínez Rivas. El Coronel Urtecho escribe el prólogo de “La Grama”. Ante tal recibimiento, la familia tuvo que ir abriéndose al trabajo de Gioconda. La temática de su obra es el compromiso político y el ser y sentir femenino, y ha contado desde sus comienzos con el respaldo de la crítica y del público. Aunque también tuvo sus detractores.

220px Bundesarchiv Bild 183 1989 0519 022%2C Berlin%2C Verleihung eines Literatur Stipendiums - Poesia Online
Gioconda Belli junto al escritor chileno Ramón Díaz Eterovic, en Berlín en 1989.

ESTOY VIVA COMO FRUTA MADURA, POEMA DE GIOCONDA BELLI

«… ¿Te acordás de la última vez que creímos poder iluminar
la noche?…»

GB

Estoy viva
como fruta madura
dueña ya de inviernos y veranos,
abuela de los pájaros,
tejedora del viento navegante.

No se ha educado aún mi corazón
y, niña, tiemblo en los atardeceres,
me deslumbran el verde, las marimbas
y el ruido de la lluvia
hermanándose con mi húmedo vientre,
cuando todo es más suave y luminoso.

Crezco y no aprendo a crecer,
no me desilusiono,
ni me vuelvo mujer envuelta en velos,
descreída de todo, lamentando su suerte.
No. Con cada día, se me nacen los ojos del asombro,
de la tierra parida,
el canto de los pueblos,
los brazos del obrero construyendo,
la mujer vendedora con su ramo de hijos,
los chavalos alegres marchando hacia el colegio.

Si.
Es verdad que a ratos estoy triste
y salgo a los caminos,
suelta como mi pelo,
y lloro por las cosas más dulces y más tiernas
y atesoro recuerdos
brotando entre mis huesos
y soy una infinita espiral que se retuerce
entre lunas y soles,
avanzando en los días,
desenrollando el tiempo
con miedo o desparpajo,
desenvainando estrellas
para subir más alto, más arriba,
dándole caza al aire,
gozándome en el ser que me sustenta,
en la eterna marea de flujos y reflujos
que mueve el universo
y que impulsa los giros redondos de la tierra.

Soy la mujer que piensa.
Algún día
mis ojos
encenderán luciérnagas.

Este mismo año (1970) se une al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Organización entonces clandestina que buscaba derrocar la dictadura Somocista. En el prólogo de su último libro: “Reveliones y Revelaciones” Laura Mistegui dice: No hay más que hacer un pequeño repaso a la situación política en la zona, para entender la importancia de la revolución sandinista. Toda Latinoamérica estaba cuajada de dictaduras. La de Somoza que duró 45 años, La de Chile con Pinochet, En Argentina Videla, Paraguay soportó La de Stroessner durante 35 años, Bolivia la de Hugo Banzer, Uruguay con el dictador Bordaberry. Todas ellas alentadas por Estados Unidos.
La vida, La Poesía, La Literatura de Gioconda, no pueden entenderse sin comprender la época en que nació y las circunstancias que vivió en primerísima persona.
Milita en esta organización desde 1970 a 1994 donde renuncia al partido. Al principio trabaja para ellos como correo clandestino, transportando armas y viajes por Europa y América Latina buscando recursos y divulgando la lucha sandinista.

En el 75 tuvo que emigrar a México y Costa Rica porque pesaba sobre ella, orden de arresto por asociación ilícita para delinquir por lo cual fue condenada a cárcel por un tribunal militar.

Gioconda Belli - Fira Llibre de València

EL TIEMPO QUE NO HE TENIDO EL CIELO AZUL, POEMA DE GIOCONDA BELLI

“quién no sabe que a esta altura
el dolor es también un ilustre apellido”
Mario Benedetti

El tiempo que no he tenido el cielo azul
y sus nubes gordas de algodón en rama,
sabe que el dolor del exilio
ha hecho florecer cipreses en mi carne.
Es dolor el recuerdo de la tierra mojada,
la lectura diaria del periódico
que dice que suceden
cada vez más atrocidades,
que mueren y caen presos los amigos
que desaparecen los campesinos
como tragados por la montaña.
Es dolor este moverme en calles
con nombres de otros días, otras batallas,
de otros personajes que no son de mi historia.
Es dolor caminar entre caras desconocidas
con quienes no puedo compartir un poema,
hablar de cosas de la familia
o simplemente despotricar contra el gobierno.
Es dolor llegar hasta el borde,
ver de lejos el lago,
los rótulos en la carretera: Frontera de Nicaragua
y saber que aún no se puede llegar más allá,
que lo más que se puede es empinarse
y tratar de sentir el olor de las flores y campos y quemas.

Es dolor,
pero se crece en canto
porque el dolor es fértil como la alegría
riega, se riega por dentro,
enseña cosas insospechadas,
enseña rabias
y viene floreciendo en tantas caras
que a punta de dolor
es seguro que pariremos
un amanecer
para esta noche larga.

Tras el triunfo sandinista volvió a Managua y ocupó distintos cargos. Con algunas mujeres relevantes del Gobierno de la Revolución fundan El PIÉ (Partido de la Izquierda Erótica) una suerte de conspiración con amor y humor para que la voz de la mujer fuera escuchada en el proceso, Eros –aclara- es vida.
Pronto, se reconoce su talento. En 1992 recibe el premio de Poesía Mariano Fiallos Gil, otorgado por la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, por su libro “Sobre la grama”.

Gioconda Belli: «Quisiera vivir trescientos años, como los árboles»
Con Ernesto Cardenal.

Ella cuenta acerca de su Primer Recital ante el público, y que al ver que algunos se emocionaban hasta las lágrimas, se sintió muy feliz que la vida le hubiera dado ese hermoso regalo de poder escribir y que tomó conciencia de la enorme responsabilidad, escribir no era algo gratuito, sino algo que debía “trabajar, cultivar y desarrollar”.

MUJER IRREDENTA, POEMA DE GIOCONDA BELLI

Hay quienes piensan
que he celebrado en exceso
los misterios del cuerpo
la piel y su aroma de fruta.

¡Calla, mujer! me ordenan
No nos aburras más con tu lujuria
Vete a la habitación
Desnúdate
Haz lo que quieras
Pero calla
No lo pregones a los cuatro vientos.

Una mujer es frágil, leve, maternal;
en sus ojos los velos del pudor
la erigen en eterna vestal de todas las virtudes.
Una mujer que goza es un mar agitado
donde sólo es posible el naufragio.

Cállate. No hables más de vientres y humedades.
Era quizás aceptable que lo hicieras en la juventud.
Después de todo, en esa época, siempre hay lugar para el desenfreno.
Pero ahora, cállate.

Ya pronto tendrás nietos. Ya no te sientan las pasiones.
No bien pierde la carne su solidez
debes doblar el alma
ir a la Iglesia
tejer escarpines
y apagar la mirada con el forzado decoro de la menopausia.

Me instalo hoy a escribir
para los Sumos Sacerdotes de la decencia
para los que, agotados los sucesivos argumentos,
nos recetan a las mujeres la vejez prematura
la solitaria tristeza
el espanto precoz a las arrugas.

¡Ah! Señores; no saben ustedes
cuánta delicia esconden los cuerpos otoñales
cuánta humedad, cuánto humus
cuánto fulgor de oro oculta el follaje del bosque
donde la tierra fértil
se ha nutrido de tiempo.

En 1978 obtuvo el premio “Casa de las Américas” por su libro de Poemas Línea de Fuego. Premio que comparte con Claribel Alegría (otra gran poeta nicaragüense). Dos años después, es llamada como jurado del mismo premio y conoce a Julio Cortázar, de quien era admiradora, por haber leído Rayuela de delante para atrás y de atrás para adelante varias veces, según su testimonio.

“En 1979 triunfa la Revolución Sandinista”.

Gioconda Belli, durante una manifestación por los derechos de las mujeres
Gioconda Belli, durante una manifestación por los derechos de las mujeres

PATRIA LIBRE, POEMA DE GIOCONDA BELLI

19 de julio de 1979

Extraño sentir este sol otra vez
y ver el júbilo de las calles alborotadas de gente,
las banderas rojinegras por todas partes
y una nueva cara de la ciudad que despierta
con el humo de las llantas quemadas
y las altas hileras de barricadas.

El viento me va dando en plena cara
donde circulan libres polvo y lágrimas,
respiro hondo para convencerme de que no es un sueño,
que allá está el Motastepe, el Momotombo, el lago,
que lo hicimos al fin,
que lo logramos.
Tanto años creyendo esto contra viento y marea,
creyendo que este día era posible,
aun después de la muerte de Ricardo, de Pedro,
de Carlos…
de tantos otros que nos arrancaron,
ojos que nos sacaron,
sin poder dejarnos nunca ciegos a este día
que nos revienta hoy entre las manos.

Cuántas muertes se me agolpan en la garganta,
queridos muertos con los que alguna vez soñamos
este sueño
y recuerdo sus caras, sus ojos,
la seguridad con que conocieron esta victoria,
la generosidad con que la construyeron,
cierto de que esta hora feliz aguardaba en el futuro
y que por ella bien valía la pena morir.

Me duele como parto esta alegría.
Me duele no poder despertarlos para que vengan a ver
este pueblo gigante saliendo de la noche,
con la cara tan fresca y la sonrisa tan encima
de los labios,
como que la hubieran estado acumulando
y la soltaran en tropeles, de repente.

Hay miles de sonrisas saliendo de los cajones,
de las casas quemadas, de los adoquines,
sonrisas vestidas de colores como pedazos de sandía,
de melón o níspero.

Yo siento que tengo que gozarme y regocijarme
como lo hubiera hecho mis hermanos dormidos,
gozarme con este triunfo tan de ellos,
tan hijo de su carne y de su sangre
y en medio del bullicio de este día tan azul,
montada en el camión,
pasando entre las calles, en medio de las caras hermosas
de mi gente,
quisiera que me nacieran brazos para abrazarlos a todos
y decirles a todos que los quiero,
que la sangre nos ha hermanado con su vínculo doloroso,
que estamos juntos para aprender a hablar de nuevo,
a caminar de nuevo:
que en este futuro -herencia de muerte y de gemidos-
sonarán estrepitosas descargas de martillo,
rafagazos de torno,
zumbidos de machete;
que éstas serán las armas
para sacarle luz a las cenizas,
cemento, casas, pan, a las cenizas;
que nos desmayaremos, nunca nos rendiremos,
que sabremos como ellos
pensar en los días hermosos que verán otros ojos
y en esta borrachera de libertad
que invade las calles, mece los árboles,
sopla el humo de los incendios
que nos acompañen
tranquilos
felices
siempre-vivos
nuestros muertos.

En 1982 publica “Truenos y Arco Iris”.
En 1985 “Amor Insurrecto”.
En 1987 “De la costilla de Eva”.
Tres libros de Poesía.

En 1986 se recoge su obra poética en el poemario “El ojo de la mujer”, en el cual se recoge La Poesía escrita por Gioconda hasta entonces.

RECORRIÉNDOTE, POEMA DE GIOCONDA BELLI

Antología: El ojo de la mujer.

Quiero morder tu carne,
salada y fuerte,
empezar por tus brazos hermosos
como ramas de ceibo,
seguir por ese pecho con el que sueñan mis sueños
ese pecho—cueva donde se esconde mi cabeza
hurgando la ternura,
ese pecho que suena a tambores y vida continuada.
Quedarme allí un rato largo
enredando mis manos
en ese bosquecito de arbustos que te crece
suave y negro bajo mi piel desnuda
seguir después hacia tu ombligo
hacia ese centro donde te empieza el cosquilleo,
irte besando, mordiendo,
hasta llegar allí
a ese lugarcito
—apretado y secreto—
que se alegra ante mi presencia
que se adelanta a recibirme
y viene a mí
en toda su dureza de macho enardecido.
Bajar luego a tus piernas
firmes como tus convicciones guerrilleras,
esas piernas donde tu estatura se asienta
con las que vienes a mí
con las que me sostienes,
las que enredas en la noche entre las mías
blandas y femeninas.
Besar tus pies, amor,
que tanto tienen aun que recorrer sin mí
y volver a escalarte
hasta apretar tu boca con la mía,
hasta llenarme toda de tu saliva y tu aliento
hasta que entres en mí
con la fuerza de la marea
y me invadas con tu ir y venir
de mar furioso
y quedemos los dos tendidos y sudados
en la arena de las sábanas.

VESTIDOS DE DINAMITA , POEMA DE GIOCONDA BELLI

Antología: El ojo de la mujer.

Me tengo que ir a comprar las pinturas con las que me disfrazo todos los días para que nadie adivine que tengo los ojos chiquitos (como de ratón o de elefante).

Estoy yéndome desde hace una hora pero me retiene el calor de mi cuarto y la soledad que, por esta vez, me está gustando y los libros que tengo desparramados en mi cama como hombres con los que me voy acostando, en una orgía de piernas y de brazos que me levantan el desgano de vivir y me arañan los pezones, el sexo, y me llenan de un semen especial hecho de letras que me fecundan y no quiero salir a la calle con la cara seria cuando quisiera reír a carcajadas sin ningún motivo en especial más que este sentirme preñada de palabras, en lucha contra la sociedad de consumo que me llama con sus escaparates llenos de cosas inalcanzables y a las que rechazo con todas mis hormonas femeninas cuando recuerdo las caras gastadas y tristes de las gentes en mi pueblo que deben haber amanecido hoy como amanecen siempre y como seguirán amaneciendo hasta que no nos vistamos de dinamita y nos vayamos a invadir palacios de gobierno, ministerios, cuarteles… con un fosforito en la mano.

En 1988 publica su primera novela “La mujer habitada”, con gran éxito de crítica y público, fue traducida a ocho Idiomas, obtuvo el Premio de la Fundación de Libreros, Bibliotecarios y Editores alemanes y la Academia de Artes de Alemania.
Le siguieron: Sofía de los Presagios (1990) y Guaslala (1996) de la que se han vendido un millón de ejemplares en Alemania, cuatrocientos mil en España y varios en Latinoamérica.
En estas novelas fusiona lo erótico con lo político. Lo mítico y lo poético.

Algunos premios:

Sobre la Grama – Premio Mariano Fiallos Gil de Poesía de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, 1972
Línea de Fuego – Premio Casa de las Américas de Poesía, 1978
La Mujer Habitada – Premio Novela Política del Año de los Libreros, Bibliotecarios y Editores de Alemania (Fundación Friedrich Ebert), 1989
La Mujer Habitada – Premio Anna Seghers, 1989
El Taller de las Mariposas – cuento infantil Premio Luchs (Lucha) del Semanario Die Zeit, 1992
Mi íntima multitud – Premio de Poesía Generación del 27, 2002 ​
El País bajo mi piel – Finalista de Los Angeles Times Book Prize, 2003
El pergamino de la seducción – Premio Pluma de Plata, 2005 (Feria del Libro de Bilbao)
Fuego soy apartado y espada puesta lejos – Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla, XXVIII Edición 2006
El infinito en la palma de la mano – Premio Biblioteca Breve de Novela, 2008
El infinito en la palma de la mano – Premio Sor Juana Inés de la Cruz, 2008 (Feria Internacional del Libro de Guadalajara)
El País de las Mujeres – Premio Hispanoamericano de Novela La Otra Orilla, VI Edición 2010
Premio al Mérito Literario Internacional Andrés Sabella (2014)

En 1990 cuando asume Violeta Chamorro del Partido opositor, que gracias a la financiación de Estados Unidos, consigue llegar al poder. Triunfo que fue tan inesperado como duro de aceptar para los sandinistas, que no imaginaban una derrota.
Ella entonces decide irse de Nicaragua, cuenta que no quiso ver la destrucción de los 10 años de la Revolución y emigró con su actual esposo a Estados Unidos.

Luego publica “El país bajo mi piel”.

En 2005 “Pergaminos de la Seducción”.

En 2008. “El Infinito en la Palma de la mano”.

Ésta última premiada en España y México.

En 2010 “El País de las mujeres”, donde habla del utópico partido que denominaron PIÉ y de todo su quehacer en la Revolución durante los primeros años.

OCHO DE MARZO, POEMA DE GIOCONDA BELLI

Día Internacional de las mujeres.

Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres,
¡Qué poco es un solo día, hermanas,
qué poco, para que el mundo acumule flores frente a nuestras casas!
De la cuna donde nacimos hasta la tumba donde dormiremos
– toda la atropellada ruta de nuestras vidas –
deberían pavimentar de flores para celebrarnos
(que no nos hagan como a la Princesa Diana que no vio, ni oyó
las floridas avenidas postradas de pena de Londres)
Nosotras queremos ver y oler las flores.
Queremos flores de los que no se alegraron cuando nacimos hembras
en vez de machos,
Queremos flores de los que nos cortaron el clítoris
Y de los que nos vendaron los pies
Queremos flores de quienes no nos mandaron al colegio para que cuidáramos a los hermanos y ayudáramos en la cocina
Flores del que se metió en la cama de noche y nos tapó la boca para violarnos mientras nuestra madre dormía
Queremos flores del que nos pagó menos por el trabajo más pesado
Y del que nos corrió cuando se dio cuenta que estábamos embarazadas
Queremos flores del que nos condenó a muerte forzándonos a parir
a riesgo de nuestras vidas
Queremos flores del que se protege del mal pensamiento
obligándonos al velo y a cubrirnos el cuerpo
Del que nos prohíbe salir a la calle sin un hombre que nos escolte
Queremos flores de los que nos quemaron por brujas
Y nos encerraron por locas
Flores del que nos pega, del que se emborracha
Del que se bebe irredento el pago de la comida del mes
Queremos flores de las que intrigan y levantan falsos
Flores de las que se ensañan contra sus hijas, sus madres y sus nueras
Y albergan ponzoña en su corazón para las de su mismo género
Tantas flores serían necesarias para secar los húmedos pantanos
donde el agua de nuestros ojos se hace lodo;
arenas movedizas tragándonos y escupiéndonos,
de las que tenaces, una a una, tendremos que surgir.
Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres.
Queremos flores hoy.
Cuanto nos corresponde.
El jardín del que nos expulsaron.

Por su prolífera obra literaria, el 05 de Dic. 2013 recibió la Orden de las Artes y de las letras en el grado de Caballero que otorga el Ministerio de Cultura en Francia.

Ha sido traducida a catorce Idiomas y es considerada, junto a Ernesto Cardenal y Claribel Alegría, como innovadora de las letras nicaragüenses.

Es miembro del PEN Club Internacional, Organización No Gubernamental creado en 1921 para defender la libre expresión y la defensa de las lenguas. Este club cuenta en la actualidad con más de 30,000 escritores. Ella es Presidenta del PEN Capítulo Nicaragua. Es miembro de la Academia Nicaragüense de la Lengua desde el 2003.

SOY COMO UN INMENSO PAÍS, POEMA DE GIOCONDA BELLI

Soy como un inmenso país.
Habitan en mi cuerpo un sinnúmero de aldeas.
Aldeas pequeñas que guardan memorias olvidadas
fuegos pequeños y mortecinos
pero también ciudades enterradas
templos magníficos
sepultados por lluvias y lodazales,
con estatuas que conmemoran días imborrables:
la soledad en la playa
con un amante retrechero y soberbio
o con aquel que hizo una cama de arena
para protegerme del viento.
Hay aldeas donde viven amigos con toda su familia,
aldeas con bibliotecas anchas y atiborradas
donde yacen los libros que me alimentaron
las palabras que me cambiaron
la música con la que bailé al son de maracas
de pianos de marimbas
y miré embobada al cantor que encendía con su voz
los faroles en las plazas.
Pequeñas aldeas
donde habitan mil pájaros
y se refugian apagados los volcanes que se grabaron erguidos
en el borde más oscuro de mi retina.
Soy como un inmenso país
un país anárquico
donde gobierna la poesía el estado de ánimo las fases de la
luna
donde mi vida y yo somos libres
y no hay llaves en las puertas.

Gioconda escribe en su libro Reveliones y Revelaciones, (en un apartado que titula “Luciérnaga”), lo siguiente:
La palabrería nociva, mentirosa y vacía, tiene también el poder de entramparnos en realidades engañosas, faltas de ética y de principios. Esas palabras, porque emanan de los poderosos, tienen el riesgo agregado de convertirse en un estado de cosas rígido, en la medida que nos convenzan de que esa realidad es la única posible y que somos impotentes para cambiarla, pueden hacernos perder la noción de la fuerza colectiva y hacernos creer que la pequeñez individual de cada uno de nosotros, no puede competir con ese edificio, con esa Torre de Babel de lengua confundida.

Gioconda escribe en este libro: si hay algo de cierto -y lo ha demostrado la historia- es que el conocimiento es generador de libertad y que una mente abierta, sin miedo a interrogar e interrogarse, difícilmente, (por muy duras que sean las condiciones que la rodeen), dejará de soñar otras realidades y de plantearse maneras para alcanzarla. Pero las aspiraciones necesitan respaldarse con acciones y las acciones que se demandan de nosotros, es que demos la lucha por la recuperación de la palabra, de la cultura digna, limpia y de progreso. La tendremos a nuestro alcance en la medida que comprendamos el corral en el que estamos metidos y decidamos saltar del encierro y salir; palabra y libertad a cabalgar hacia esas estrellas que el saber y la conciencia nos ofrece.

ANA VELASCO, POETA DEL GRUPO CERO

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Formada como Poeta en los Talleres de Poesía Grupo Cero.

Nació en un pueblo de Segovia, España. A los doce años se muda a Madrid a continuar sus estudios.
Estudió en la Escuela de Idiomas: Inglés y Francés.
Le gustó en su formación, La Matemática, Las Ciencias Naturales, La Filosofía. Estudió (después de una difícil decisión) Ingeniería en Agronomía, motivada por haber crecido en una zona rural y su pasión por la Agricultura y la Biología.

Pero no se contentó con eso, cuando terminó su carrera, sonaba en el ambiente de Europa un tema que despertaba la curiosidad de los trabajadores agrícolas cercanos a Velasco (una mujer con un enfoque social) y le preguntaban: ¿Qué es eso de la Política Agrícola? Y se dio a la tarea de investigar y ayudar a las personas, desde su perspectiva y entonces emprendió un Máster en Políticas de Desarrollo Rural y ahí conoció a Maestros y Mentores que le convencieron para hacer una Tesis Doctoral en Política y Sociología.

Con ello completó su carrera y su empatía social. Estuvo para todo lo anteriormente mencionado en París durante 10 años y luego vuelve a España en el año 2003 a la Universidad Politécnica donde ejerce como Docente.

Participó en el Libro “La mujer del Siglo XXI” (Una aproximación Psicoanalítica, por Grupo Cero) con el tema: Enfoque de género en la Agricultura.

Es integrante de Talleres de Poesía, Desde el 2007 coordinado por: Carmen Salamanca. Fruto de este trabajo, es su primer libro “Renglones Vivos”. En el que la autora se sitúa en una Poesía Social.
Una Poesía que no puede dejar de estar vigente nunca.
Su recorrido es interdisciplinar con una mirada de mujer con un enfoque social de la mano del Psicoanálisis y la Poesía.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

El Psicoanálisis como aprendizaje y transformación:
En el período del 2002 al 2004, incorpora el Psicoanálisis a su vida. En el año 2009 al 2012, inició el Seminario “Introducción al Psicoanálisis” dirigido por el Dr. Miguel Oscar Menassa.

Vamos a leer sus poemas:

EL EMPRENDEDOR, POEMA DE ANA VELASCO

A Miguel Oscar Menassa

En la bifurcación de una noche eclipsada
Eligió la vereda izquierda del Cosmos
Y con el aval de una pluma
Emprendió un viaje
Para rasgar la palabra riesgo.

Gerente de tenaces abismos
Su negocio en presente es amar,
Desdoblar el capital humano
Poniendo alma y vida en el verbo,
En el pincel o en los desesperados
De la intelequia
Su producto
Destellos enamorados.

Es de los que sobrevuela el tiempo
Abrumando a los mercados
Que nada saben del poeta.

ESCONDIDA EN MI PIEL, POEMA DE ANA VELASCO

Quiero abrir un poema
Para derramar la rabia
Que brota de mi piel
Para derribar a una cloaca,
La humillación que se le pide al mundo.

Quiero galopar sobre el entendimiento
Romper con las miradas intransigentes
En nombre de un Dios a su medida.
Poner freno a esa boca insultante
Que desprecia a la mujer
En su deseo.

Poner una sonrisa
Sobre la envidia
Y una flor en los párpados entumecidos
De tanto sentimiento.

POR LAS VENTANAS, POEMA DE ANA VELASCO

Como el abrir las páginas de un libro
Un ensayo día a día
Se despliega tras los postigos
Todo matiz es un renglón de vida.

Ayer el firmamento
Se teñía de celeste.
Hoy el violeta viste los tejados
Y algunos gorriones cuelgan en el aire.

Pinceladas de grafito
En un patio
Chalecos multicolores
Sobre un enjambre de infantes
Esperando la historia de Hansel y Gretel
O quizá esa de un tal Peter
Que no quiso crecer.
En la plazuela alguien toca el acordeón
El olor de castañas asadas
Inunda las sílabas al ocaso.

Tropecé con el maullido de un gato
El río de neones sobre el asfalto
Líneas infinitas de motores
Y famélicas sombras rebuscando
un pedazo de pan
En contenedores de impreciso espectro.

Y las ventanas daban a la calle
Del primer mundo.

UN GUIÑO A LORCA, POEMA DE ANA VELASCO

¿Qué es verde?
Verde que te quiero verde
Romance sonámbulo.

Verde es la alforja
Que forma la esmeralda,
Las túnicas que saltaron la catedral de París,
El veneno de tus besos
La arcilla que cristalizó nuestras sombras
En las playas del Egeo.

Verdes la luna gitana
Donde Lorca nos soñaba,
Cualquier chiste del fanfarrón de mi barrio,
El soneto de unos pinos altivos
Y una parafina
Atravesando sábanas.

Verde, mirada del Onca lanza
Y un eco etiqueta
Con la que verdear al mundo
Una caricia que por tierna,
Es quebrantable.

Te recomendamos ver el programa de televisión.

PRÓXIMO NÚMERO DE POESÍA MÁS POESÍA

POESIA MAS POESIA 1 1 - Poesia Online
descarga - Poesia Online
talleres de poesia - Poesia Online

Deja un comentario